Entradas

Mostrando entradas de abril, 2015

El hidalgo en la radio, fotos del programa realizado el día 28 de abril de 2015

Imagen
Carlos, el técnico de sonido, sin cuya asistencia el programa no seria posible.


La cantante Sabina Vidal y la escritora Cintia Elizabeth Rosamiglia.









Con la escritora Lu Hoyos.



Un fragmento del guión.

















El hidalgo en la radio, programa del 28 de abril de 2015

Imagen
El hidalgo de las palabras ahora en la radio:


"El milagro de los dos hermanos" octava real

Imagen
En la villa de Roma, gran ciudad de cristiandad maestra y fiel señora,
dos hermanos de gran autoridad ejercían el poder sin ver la hora que a todos llega sin tener piedad. La vida es efímera y seductora y tan fugaces son poder y fama como lo es el pábilo de una llama.
Al religioso Pedro le llamaban que llegó a ser cardenal sabio y noble, un gran hombre al que todos admiraban, pero su comportamiento era doble y su avaricia todos ignoraban, al esconder un cofre bajo un roble. Que si a pobres caridad predicaba, como un avaro riquezas guardaba.
Llamaban Esteban al otro hermano, hombre público, llegó a senador de gran prestigio entre el pueblo romano; hombre cruel, falaz y muy vividor, con la mentalidad de un publicano de bienes públicos desfalcador. Solo a los de su partido ayudaba y al resto perseguía y condenaba.
El senador era tan codicioso que al hermano en avaricia ganaba, impidió que a San Lorenzo glorioso un hospital de pobres levantara y que se edificara, en parque hermoso, ermita que a San…

El hidalgo en la radio

Imagen
Una nueva experiencia para compartir con vosotros.

"Romance morisco" Guillén de Castro (1569-1631)

Imagen
ROMANCE MORISCO Guillén de Castro (1569–1631)
Poco después que la aurora tras su enemiga llegase, parte Febo del Oriente y Gazul furioso parte
del Albaizin de Granada; y no furioso de balde, pues con ajenas mentiras escurecen sus verdades; en un caballo morcillo, a quien mandó que adrizasen de monte, porque en los montes piensa reparar sus males. No sale como otras veces galán, porque fiero sale, sin gallardete en la lanza, sin plumas en el turbante, sin guarnecer la marlota, y el capellar semejante; sin lazo los borceguies, sin dorar los acicates. Va tan colérico el mozo, que por los ojos le salen vivas centellas de fuego, entre lágrimas de sangre; de Zaida se va quejando y de Zulema el alcaide, de sus parientes y amigos, de todos cuantos le valen y le ayudan con las lenguas, y quizá porque no saben que para cortarlas todas trae afilado su alfanje. A voces iba diciendo, tan bravo como arrogante: ya se acabó mi paciencia, ya no hay paciencia que baste, guárdense los que me ofenden, y dí…

Etiquetas

Mostrar más