Teatro.- Alícia En El París De Las Maravillas.- Obra Completa.1984





La historia se encuentra más allá de derechas e izquierdas, de pobres y ricos, de fronteras y permisos de trabajo, de imbecilidades y estupideces. Un mundo sencillo y eterno, desenfadado y tierno que se conjuga con el verbo amar. Sus protagonistas, con defectos incluidos, rezuman españolidad que conquista corazones en lugar de territorios. Una pieza teatral sin pretensiones, que nada dice y todo lo cuenta.




             

         Sobre Miguel Sierra pocas cosas conocemos. Nacido el 2 de agosto de 1932 en Peñaflor (Zaragoza), falleció en Madrid el 8 de marzo de 2015.
          Estudió en Barcelona y había recorrido media Europa. Por eso conocía el fenómeno de la emigración, la nostalgia de los españoles desplazados.
En 1967, con la novela “De octubre al mar”, quedó finalista en premio Nadal de Novela, pero siguió en el anonimato una década más. Otra novela suya era “Un largo camino cerrado”
Escribió un teatro costumbrista, muy del agrado de los espectadores y poco de “la intelectualidad”. A su padre y a su hermano mayor lo fusilaron los de “derechas”, a Miguel le condenaron al olvido los “progres”.
En “Alicia en el París de las maravillas”, los tipos descritos por Sierra están vistos en la realidad. Trasplantados con soltura. Hay que felicitarse de un autor de comedia español en que la denuncia, siendo veraz, carece de resentimiento.  
Pese al tremendo éxito de “Alicia en el París de las maravillas”, estrenada el 14 de marzo de 1978 su obra fue escasa: “María la mosca” (1980), “La belleza del diablo” (1986) y “Palomas intrépidas” (1990). Tras Palomas, desapareció con la misma discreción de que había hecho gala durante su década de éxito escénico.
            Realizó las siguientes adaptaciones teatrales: “Buenas noches, madre” (1984), con Mary Carrillo y Concha Velasco. Un año más tarde tradujo “Amantes”, estrenada en el teatro de La Comedia. Menos fortuna tuvo con la adaptación de “Eclipse total” (1989) y en 1994 llevó “Destino Broadway” a los escenarios.

“Mi teatro es un teatro de la comunicación. No podemos seguir con el teatro de la incomunicación, que es un camino terminado. El ser humano está hecho para comunicarse y hay que interesarse por los problemas actuales. Creo que mis personajes son un poco esos seres marginados que intentan meterse en la sociedad” Miguel Sierra.

Fuentes:
https://www.madridiario.es/noticia/420560/cultura-y-ocio/muere-miguel-sierra-autor-de-alicia-en-el-paris-de-la-maravillas.html
http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/2015/03/22/105.html
https://elpais.com/diario/1978/03/15/cultura/258764409_850215.html

Aventuras y Desventuras de un diablo cojo.



Cris creyó descubrir en la profundidad de Cojuelo
un cierto tono de benevolencia cuando dijo:

―Si no luchas por tus ideas, otros lo harán por
las suyas y no tienen por qué ser las tuyas. El que en
casa se quede que nada espere, pues la lluvia cae por
igual en todos los campos, pero aquellos que están
sembrados son los que producirán, en el resto matorrales
crecerán. Mis hermanos ya se encargan de confundir
para que las cosas de mal a peor puedan ir.

Teatro.- Alícia En El París De Las Maravillas.- Obra Completa.1984

La historia se encuentra más allá de derechas e izquierdas, de pobres y ricos, de fronteras y permisos de trabajo, de imbecilidades y...

– Contra hidalguía en verso -dijo el Diablillo- no hay olvido ni cancillería que baste, ni hay más que desear en el mundo que ser hidalgo en consonantes. (Luis Vélez de Guevara – 1641)

La Corona de Uganda

La Corona de Uganda

Seguidores

Páginas vistas en total

Mi lista de blogs