Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2011

Al menos lo intentaré.

Imagen
Es mi vida y quiero vivirla. Es mi sueño y quiero soñarlo. Es mi camino y quiero caminarlo. No quiero otras vidas, lejanas, furtivas. No deseo otros sueños, extraños, furiosos. No quiero otros caminos, duros y pedregosos. Por lo mío lucharé, tal vez triunfe, tal vez fracase. Poco importa el resultado, pero al menos lo intentaré. Miguel Navarro







Una triste noticia.

Hoy he recibido la triste noticia. Era un SMS, un mensaje plagado de faltas de ortografía, pero eso no le salvaba de la gravedad. Su contenido no alterará los mercados bursátiles, ni modificará la trayectoria política del país, ni siquiera saldrá publicado en los ecos de suciedad, perdón, sociedad. Pasará desapercibido para la inmensa mayoría de los españoles. Por desgracia lo que ha ocurrido no es una novedad y, lamentablemente, no será el último caso. Algunos con final más desdichado.                 Era, mejor dicho, sigue siendo un hombre algo nervioso que puede tener muchos defectos y alguna virtud, pero sobre todo es un hombre honrado, de los que van de frente, de los que no saben de dobleces ni falsedades. Le conozco desde hace muchos años y quizás su defecto era que no estudió, jamás tuvo la mente preparada para esas lides, que desde pequeño solo ha sabido trabajar, deslomarse en un taller de mármoles, sin pararse a leer, ni hablar, ni discutir, ni estudiar. Eso era lo único qu…

A los que ganaron y a los que perdieron

A los que ganaron mis felicitaciones, a los que lloraron mis condolencias. A unos y otros solo les digo que en paz me dejen, que no pido que me salven, ni sus medias verdades, ni sus palabras mordaces. Solo busco estrellas, que en mi corazón vayan creciendo, con fuerza y pasión, con cosas bellas que devuelvan la ilusión.

Mi reino no es de este mundo.

Mi reino no es de este mundo, del mundo de la política corrupta, del integrismo religioso, de los grupos sociales excluyentes, de las tiranías económicas. Fueron claras las palabras y oscuras las traducciones que se hicieron, no solo en lenguas sino también en corazones. No voy a convencerte y me importa un rábano cuál sea tu credo o tendencia. En la vida solo hay dos clases de hombres: los que miran de frente o los que de soslayo mienten. Los que miran de frente son sinceros, íntegros. Defenderán sus ideales pero no por ello harán leña del árbol caído, pues sus corazones son magnánimos y generosos. Convencen y no imponen. Esos hombres no pertenecen a una casta determinada, pueden habitar en partidos de derecha o de izquierda, ser ateos o creyentes, transitar por el mundo de las finanzas o deslomarse en la mina más profunda. Entre ellos se reconocen y respetan, pues aunque viven entre personas que pueden no ser de su agrado, identifican, en la lejanía, la valía de su oponente.  Prestan…

Etiquetas

Mostrar más