Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2012

Lectura del día

Lectura del día. ¿A quién irá dirigida? ¿Banqueros? ¿Políticos? ¿Grandes empresarios? Interesante reflexión para el mundo contemporáneo. Ni añado, ni quito, simplemente transcribo cual amanuense medieval:
Carta del apóstol Santiago 5, 1-6    “Ahora, vosotros, los ricos, llorad y lamentaos por las desgracias que os han tocado.    Vuestra riqueza está corrompida y vuestros vestidos están apolillados. Vuestro oro y vuestra plata están herrumbrados, y esa herrumbre será un testimonio contra vosotros y devorará vuestra carne como el fuego.    ¡Habéis amontonado riqueza, precisamente ahora, en el tiempo final!    El jornal defraudado a los obreros que han cosechado vuestros campos está clamando contra vosotros; y los gritos de los segadores han llegado hasta el oído del Señor de los ejércitos.     Habéis vivido en este mundo con lujo y entregados al placer. Os habéis cebado para el día de la matanza. Condenasteis y matasteis al justo; él no os resiste."
"Uno a uno, todos somos mortales; juntos, somos eternos." Francisco de Quevedo


Lope de Vega

Imagen
Famosa armada de estandartes llena, partidos todos de la roja estola, árboles de la fe, donde tremola tanta flámula blanca en cada entena;
   selva del mar, a nuestra vista amena, que del cristiano Ulises la fe sola te saca de la margen española, contra la falsedad de una sirena,
   id, y abrasad el mundo, que bien llevan las velas viento, y alquitrán los tiros, que a mis suspiros y a mi pecho deban.
   Segura de los dos podéis partiros, fiad que os guarden, y fiad que os muevan: tal es mi fuego, y tales mis suspiros. Lope de Vega.



Redondito Ubú. (cuento breve)

Imagen
Erase una vez un sueño bajito, patizambo, más ovalado que redondo, todo Ubú. Sus ojos eran amorfos, con el derecho miraba contra el gobierno, con el izquierdo contra la oposición. Cuando se dirigía hacia ti no sabías si miraba de frente o de espaldas. Viajaba en el tren de la mediocridad rumbo a ciudad Feliz, próxima a la saturada ciudad Desilusión. El mercancías estaba repleto de pelotazos, erotitonos y aspirantes a electricistas, cuando se detuvo porque el puente Esperanza había sido destrozado por el huracán Crisistísica. Los viajeros descendieron y deliberaron cuál sería la solución para llegar a su destino. El maquinista aconsejaba esperar que llegase la brigada reparadora, no tardaría mucho y saldrían de allí como si no hubiese sucedido nada. Nuestro amigo, desconociendo el motivo que le empujaba hacerlo, marchó con los que preferían cruzar el precipicio continuando a píe el trayecto. Cuentan las Crónicas que los huesos de los que permanecieron fueron devorados por lobos y bui…
-Contra hidalguía en verso -dijo el Diablillo- no hay olvido ni cancillería que baste, ni hay más que desear en el mundo que ser hidalgo en consonantes. (Luis Vélez de Guevara – 1641)

A la Virgen de los Desamparados

Imagen
A continuación transcribo dos poemas escritos por encargo y dedicados a la Virgen de los Desamparados. Accedí por la persona que los pidió y por la devoción a Nuestra Señora la Virgen de los Desamparados. Fueron leídos por las Reinas Infantil y Mayor de las fiestas del barrio de San Rafael, de Tavernes Blanques, durante la ofrenda de flores realizada el domingo, día 2 de septiembre de 2012. Se encuentran escritos en valenciano lo cual entraña una especial dificultad por no ser mi lengua de uso común. Tras la alegría inicial y los esfuerzos adicionales, el resultado es el que se puede leer a continuación. La traducción al castellano se encuentra al final del documento. No soy quien para juzgarlos pero sí para afirmar que se encuentran elaborados con mucho cariño y devoción. Deseo que guste o, al menos, no disgusten.

– I –
Mare de Déu dels Desamparats Mareta meua, mareta nostra.
Mare dels iaios que ens recorden els seus costums i tradicions,
Mare dels pares que mantenen vius els valors i le…

Regreso

Imagen
Regreso tras largos paseos por el cauce de un rio sinuoso, manso, acompañado por hadas que revoloteaban entre las flores, por duendes traviesos, por gnomos escondidos en cañaverales, donde emanaban aromas a tomillo, espliego y romero; donde volaban, cuando aparecían, patos y alguna garza despistada. Regreso para lo bueno y lo malo, con los mismos defectos y alguna virtud todavía desconocida, con dos bodas en la mochila y un entierro indigesto. Regreso como regresan las oscuras golondrinas a tu balcón sus nidos a colgar, como las hojas de los chopos que retornan a sus raíces otoñales.  Regreso después de pasar mis últimas tardes con Teresa (Juan Marsé 1966) hasta que el murciano fue detenido por el robo de una vulgar motocicleta; retorno después de sufrir los complicados padecimientos de Raskólnikov (Crimen y Castigo – Dostoyevski 1866) por su horrendo crimen; vuelvo después de divertirme con las desventuras del diablo Cojuelo (Luis Vélez de Guevara 1641) por la España del Barroco. R…

Etiquetas

Mostrar más