Aventuras y desventuras de un diablo cojo. (fragmento)



Ambos contendientes permanecieron unos minutos en silencio tras los cuales se despidieron, cada uno a su manera.
Ten cuidado muchacho, no te dejes arrastrar por su especie; y tú, demonio, que mi Señor te bendiga.
Y el mío te maldiga –respondió con sorna Cojuelo.
Halagado quedo –respondió el sacerdote mientras reanudaba su camino– que si un diablo te maldice es que hay Dios en el cielo. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diablo y discípulo llegaron a...

De esta forma llegaron a Valencia, enseña del Mediterráneo, madre adoptiva de Rodrigo Díaz de Vivar, rosa perfumada de Levante y orgull...

– Contra hidalguía en verso -dijo el Diablillo- no hay olvido ni cancillería que baste, ni hay más que desear en el mundo que ser hidalgo en consonantes. (Luis Vélez de Guevara – 1641)

La Corona de Uganda

La Corona de Uganda

Seguidores

Páginas vistas en total

Mi lista de blogs