TEATRO TVE-La dama duende (Pedro Calderón de la Barca)

“La dama duende” de D. Pedro Calderón de la Barca.

Fuentes:
Wikipedia
Wikisource
Youtube Ampareichon1

Nota: Al finalizar la jornada primera tienes un enlace para disfrutar de la obra de teatro en Youtube.

La dama duende es una comedia de enredo escrita por Pedro Calderón de la Barca y estrenada en 1629.
La dama duende pertenece al subgénero de la comedia de capa y espada. La obra tiene como modelo la trama de la amante invisible. Esta trama proviene del mito de Cupido y Psique, pero invierte los roles de estos dos personajes. Es ahora el hombre curioso el que se enamora de una dama invisible, o sea, una mujer tapada o escondida, o invisible en la oscuridad. Esta trama ya se encuentra en novelas italianas de Masuccio y Bandello, y luego pasa al Siglo de Oro español. Aunque Calderón utiliza elementos de la comedia de Lope de Vega, “La viuda valenciana”, su modelo principal es una novela intercalada en “El soldado Píndaro” de Gonzalo de Céspedes y Meneses (1626).

Como es habitual en este tipo de comedias, es la protagonista femenina, Doña Ángela, quien constituye el motor de la acción. Su objetivo será conquistar a Don Manuel, burlando la vigilancia que sobre ella ejercen sus dos hermanos varones. Para ello, trazará un ingenioso engaño que le permita comunicarse con Don Manuel de manera aparentemente misteriosa e inexplicable, de ahí el título de la pieza.
Entre las interpretaciones principales de la obra, se encuentra la visión tragedizante de esta comedia. Los que aceptan este tipo de interpretación se apoyan en una serie de referencias trágicas que se encuentran en la primera escena. También apuntan a la oscuridad de la obra, el encerramiento de la dama, y la rivalidad entre hermanos. También, se han estudiado elementos de superstición y magia en el texto; contextos económicos de la obra, donde el dinero convertido en carbón recuerda la política económica de Olivares; y elementos protofeministas de la comedia.

PERSONAJES:

DON MANUEL.
COSME, gracioso.
DOÑA ÁNGELA.
ISABEL, criada.
RODRIGO, criado.
DON LUIS.
DON JUAN.
DOÑA BEATRIZ.
CLARA, criada.

Criados.

Salen DON MANUEL y COSME de camino.

DON MANUEL       Por una hora no llegamos  
                 a tiempo de ver las fiestas  
                 con que Madrid generosa  
       
         hoy el bautismo celebra  
                 del primero Baltasar.


COSME            Como esas cosas se aciertan  
                 o se yerran por un hora,  
                 por un hora que fuera  
                 antes Píramo a la fuente,  
                 no hallara a su Tisbe muerta. 
                 Y las moras no mancharan,  
                 porque dicen los poetas  
                 que con arrope de moras  
                 se escribió aquella tragedia.  
                 Por un hora que tardara 
                 Tarquino, hallara a Lucrecia  
                 recogida, con lo cual
                 sin ser vicarios, llevando  
                 a salas de competencias 
                 la causa sobre saber 
                 si hizo fuerza o no hizo fuerza.  
                 Por un hora que pensara  
                 si era bien hecho o no era,  
                 echarse Hero de la torre, 
                 no se echara, es cosa cierta,  
                 con que se hubiera excusado  
                 el doctor Mira de Mescua  
                 de haber dado a los teatros  
                 tan bien escrita Comedia, 
                 y haberla representado  
                 Amarilis tan de veras,  
                 que volatín del carnal  
                 (si otros son de la Cuaresma)  
                 sacó más de alguna vez 
                 las manos en la cabeza.  
                 Y puesto que hemos perdido  
                 por un hora tan gran fiesta,  
                 no por un hora perdamos  
                 la posada; que si llega 
                 tarde Abindarráez, es ley  
                 que haya de quedarse fuera;  
                 y estoy rabiando por ver  
                 este amigo que te espera,  
                 como si fueras galán 
                 al uso, con cama y mesa,  
                 sin saber cómo o por dónde  
                 tan grande dicha nos venga;  
                 pues sin ser los dos torneos,  
                 hoy a los dos nos sustenta. 


DON MANUEL       Don Juan de Toledo es, Cosme, 
                 el hombre que más profesa  
                 mi amistad, siendo los dos  
                 envidia, ya que no afrenta,  
                 de cuantos la Antigüedad 
                 por tantos siglos celebra.  
                 Los dos estudiamos juntos,  
                 y pasando de las letras  
                 a las armas, los dos fuimos  
                 camaradas en la guerra; 
                 en las de Piamonte, cuando  
                 el señor duque de Feria  
                 con la jineta me honró,  
                 le di, Cosme, mi bandera;  
                 fue mi alférez, y después, 
                 sacando de una refriega  
                 una penetrante herida,  
                 le curé en mi cama mesma;  
                 la vida, después de Dios,  
                 me debe; dejo las deudas 
                 de menores intereses,  
                 que entre nobles es bajeza  
                 referirlas, pues por eso  
                 pintó la docta Academia  
                 al galardón una dama 
                 rica y las espaldas vueltas,  
                 dando a entender, que en haciendo  
                 el beneficio, es discreta  
                 acción olvidarse dél;  
                 que no le hace el que le acuerda. 
                 En fin, don Juan, obligado  
                 de amistades y finezas,  
                 viendo que su Majestad  
                 con este gobierno premia  
                 mis servicios, y que vengo 
                 de paso a la Corte, intenta  
                 hoy hospedarme en su casa,  
                 por pagarme con las mesmas;  
                 y aunque a Burgos me escribió  
                 de casa y calle las señas, 
                 no quise andar preguntando  
                 a caballo dónde era,  
                 y así dejé en la posada  
                 las mulas y las maletas.  
                 Yendo hacia donde me dice, 
                 vi las galas y libreas,  
                 y informado de la causa,  
                 quise, aunque de paso, verlas:  
                 llegamos tarde en efecto,  
                 porque...

(Salen DOÑA ÁNGELA y ISABEL en corto tapadas.)

DOÑA ÁNGELA      Si como lo muestra 
                el traje, sois caballero  
                de obligaciones y prendas,  
                amparad a una mujer  
                que a valerse de vos llega;  
                honor y vida me importa, 
                que aquel hidalgo no sepa  
                quién soy, y que no me siga.  
                Estorbad por vida vuestra  
                a una mujer principal  
                una desdicha, una afrenta, 
                que podrá ser que algún día...  
                ¡Adiós, adiós, que voy muerta! 
                              (Vase.)
  
COSME            ¿Es dama o es torbellino? 
  
DON MANUEL      ¡Hay tal suceso!
  
COSME           ¿Qué piensas hacer? 
  
DON MANUEL      ¿Eso preguntas? 
                ¿Cómo puede mi nobleza  
                excusarse de excusar  
                una desdicha, una afrenta?  
                Que según muestra, sin duda  
                es su marido.
  
COSME           Y ¿qué intentas?

DON MANUEL      Detenerle con alguna  
                industria, mas si con ella  
                no puedo, será forzoso  
                el valerme de la fuerza,  
                sin que él entienda la causa.

COSME           Si industria buscas, espera,  
                que a mí se me ofrece una:  
                esta carta, que encomienda  
                es de un amigo, me valga.

(Sale DON LUIS y RODRIGO, su criado.)

DON LUIS        Yo tengo de conocerla, 
                no más de por el cuidado  
                con que de mí se recela.  
  
RODRIGO         Síguela y sabrás quién es. 

(Llega COSME, y retírase DON MANUEL.)

COSME           Señor, aunque con vergüenza  
                llego, vuesarced me haga 
                tan gran merced, que me lea  
                a quién esta carta dice.  

DON LUIS        No voy agora con flema. 

COSME           (Detiénele.)
                Pues si flema solo os falta, 
                yo tengo cantidad della, 
                y podré partir con vos.  
  
DON LUIS        Apartad.

DON MANUEL      ¡Oh qué derecha  
                es la calle!; aún no se pierden  
                de vista.

COSME           Por vida vuestra.  

DON LUIS        Vive Dios que sois pesado, 
                y os romperé la cabeza  
                si mucho me hacéis.  

COSME           Por eso
                os haré poco. 

DON LUIS        Paciencia  
                me falta para sufriros:  
                apartad de aquí. 
                      (Rempújale.)

DON MANUEL      Ya es fuerza 
                llegar: acabe el valor  
                lo que empezó la cautela.  
                     (Llega.)
                Caballero, este criado  
                es mío, y no sé qué pueda 
                haberos hoy ofendido, 
                para que de esa manera  
                le atropelléis. 

DON LUIS        No respondo  
                a la duda o a la queja,  
                porque nunca satisfice  
                a nadie. Adiós. 

DON MANUEL      Si tuviera
                necesidad mi valor  
                de satisfaciones, crea  
                vuestra arrogancia de mí,  
                que no me fuera sin ella.  
                Preguntar en qué os ofende, 
                merece más cortesía,  
                y pues la Corte la enseña,  
                no la pongáis en mal nombre,  
                aunque un forastero venga  
                a enseñarla a los que tienen 
                obligación de saberla.  

DON LUIS        Quien pensare que no puedo  
                enseñarla yo...

DON MANUEL      La lengua  
                suspended, y hable el acero. 

(Sacan las espadas.)

DON LUIS        Decís bien. 

COSME           ¡Oh, quién tuviera  
                gana de reñir! 

RODRIGO         Sacad  
                la espada vos.

COSME           Es doncella,  
                y sin cédula o palabra 
                no puedo sacarla.

(Sale DOÑA BEATRIZ, teniendo a DON JUAN, y CLARA, criada, y gente.)

DON JUAN        Suelta  
                Beatriz. 

DOÑA BEATRIZ    No has de ir. 
  
DON JUAN        Mira que es 
                con mi hermano la pendencia.  

DOÑA BEATRIZ    ¡Ay de mí, triste! 

 DON JUAN        A tu lado estoy. 

DON LUIS        Don Juan, tente, espera,  
                que más que a darme valor,  
                a hacerme cobarde llegas. 
                Caballero forastero,  
                quien no excusó la pendencia  
                solo, estando acompañado  
                bien se ve, que no la deja  
                de cobarde. Idos con Dios, 
                que no sabe mi nobleza  
                reñir mal, y más con quien  
                tanto brío y valor muestra.  
                Idos con Dios. 

DON MANUEL      Yo os estimo  
                esa bizarría y gentileza;  
                pero si de mí por dicha  
                algún escrúpulo os queda,  
                me hallaréis donde quisiereis.  

DON LUIS        Norabuena. 
  
DON MANUEL      Norabuena.  

DON JUAN        ¡Qué es lo que miro y escucho!  
                ¡Don Manuel! 

DON MANUEL      ¡Don Juan! 

DON JUAN        Suspensa  
                el alma no determina  
                qué hacer, cuando considera  
                un hermano y un amigo  
                (que es lo mismo) en diferencia 
                tal, y hasta saber la causa  
                dudaré. 

 DON LUIS        La causa es esta:  
                volver por ese criado  
                este caballero intenta,  
                que necio me ocasionó 
                a hablarle mal; todo cesa  
                con esto. 

 DON JUAN        Pues siendo así,  
                cortés me darás licencia  
                para que llegue a abrazarle: 
                el noble huésped que espera
                nuestra casa, es el señor  
                don Manuel. Hermano, llega,  
                que dos que han reñido iguales  
                desde aquel instante quedan  
                más amigos, pues ya hicieron
                de su valor experiencia.  
                Daos los brazos. 

 DON MANUEL      Primero  
                que a vos os los dé, me lleva  
                el valor que he visto en él,  
                a que al servicio me ofrezca
                del señor don Luis. 

DON LUIS        Yo soy  
                vuestro amigo, y ya me pesa  
                de no haberos conocido  
                pues vuestro valor pudiera  
                haberme informado. 

 DON MANUEL      El vuestro 
                escarmentado me deja:  
                una herida en esta mano  
                [he sacado].

 DON LUIS        Más quisiera  
                tenerla mil veces yo. 

COSME           ¡Qué cortesana pendencia! 

DON JUAN        ¿Herida? Vení a curaros:  
                tú, don Luis, aquí te queda  
                hasta que tome su coche  
                doña Beatriz, que me espera,  
                y desta descortesía 
                me disculparás con ella.  
                Venid, señor, a mi casa,  
                mejor dijera a la vuestra,  
                donde os curéis. 

 DON MANUEL      Que no es nada.  

DON JUAN        Venid presto. 

DON MANUEL       (Aparte.)
                ¡Qué tristeza 
                me ha dado, que me reciba  
                con sangre Madrid! 

 DON LUIS        (Aparte.)
                ¡Qué pena  
                tengo de no haber podido  
                saber qué dama era aquella!  

 COSME           Qué bien merecido tiene, 
                mi amo, lo que se lleva,  
                porque no se meta a ser  
                don Quijote de la legua.

(Vanse los tres, y llega DON LUIS a DOÑA BEATRIZ, que está aparte.)

DON LUIS        Ya la tormenta pasó;  
                otra vez, señora, vuelva 
                a restitüir las flores  
                que agora marchita y seca  
                de vuestra hermosura el hielo  
                de un desmayo. 

DOÑA BEATRIZ    ¿Dónde queda don Juan? 

DON LUIS        Que le perdonéis 
                os pide, porque le llevan  
                forzosas obligaciones,  
                y el cuidar con diligencia  
                de la salud de un amigo  
                que va herido. 

 DOÑA BEATRIZ    ¡Ay de mí! ¡Muerta 
                estoy! ¿Es don Juan? 

 DON LUIS        Señora  
                no es don Juan, que no estuviera  
                estando herido mi hermano,  
                yo con tan grande paciencia;  
                no os asustéis, que no es justo 
                que sin que él la herida tenga,  
                tengamos entre los dos,  
                yo el dolor, y vos la pena;  
                digo dolor, el de veros,  
                tan postrada, tan sujeta 
                a un pesar imaginado,  
                que hiere con mayor fuerza.  

 DOÑA BEATRIZ    Señor don Luis, ya sabéis  
                que estimo vuestras finezas,  
                supuesto que lo merecen 
                por amorosas y vuestras;  
                pero no puedo pagarlas,  
                que eso han de hacer las estrellas  
                y no hay de lo que no hacen  
                quien las tome residencia; 
                si lo que menos se halla  
                es hoy lo que más se precia  
                en la Corte, agradeced  
                el desengaño, si quiera,   
                por ser cosa que se halla 
                con dificultad en ella:  
                quedad con Dios.

(Vase con su criada.)

DON LUIS        Id con Dios.  
                No hay acción que me suceda  
                bien, Rodrigo: si una dama  
                veo airosa y conocerla 
                solicito, me detienen  
                un necio y una pendencia,  
                que no sé cuál es peor;  
                si riño y mi hermano llega,  
                es mi enemigo su amigo; 
                si por disculpa me deja  
                de una dama, es una dama  
                que mil pesares me cuesta.  
                De suerte, que una tapada  
                me huye, un necio me atormenta, 
                un forastero me mata  
                y un hermano me le lleva  
                a ser mi huésped a casa,  
                y otra dama me desprecia:  
                ¡de malanda mi fortuna!

RODRIGO         Que de todas esas penas  
                que sé la que sientes más.  

DON LUIS        No sabes. 

RODRIGO         Que la que llegas  
                a sentir más son los celos  
                de tu hermano y Beatriz bella.

 DON LUIS        Engañaste. 

RODRIGO         Pues, ¿cuál es?  

DON LUIS        Si tengo de hablar de veras  
                (de ti solo me fïara)  
                lo que más siento es que sea  
                mi hermano tan poco atento,
                que llevar a casa quiera  
                un hombre mozo, teniendo,  
                Rodrigo, una hermana bella,  
                viuda y moza y como sabes,  
                tan de secreto, que apenas
                sabe el sol que vive en casa,  
                porque Beatriz por ser deuda  
                solamente la visita.  

RODRIGO         Ya sé que su esposo era  
                administrador en puertos
                de mar de unas reales rentas,  
                y quedó debiendo al rey  
                grande cantidad de hacienda;  
                y ella a la Corte se vino  
                de secreto, donde intenta
                escondida y retirada  
                componer mejor sus deudas;  
                y esto disculpa a tu hermano,  
                pues si mejor consideras  
                que su estado no le da
                ni permisión, ni licencia  
                de que nadie la visite,  
                y que aunque su huésped sea  
                don Manuel, no ha de saber,  
                que en casa, señor, se encierra
                tal mujer: ¿qué inconveniente  
                hay en admitirle en ella?;  
                y más habiendo tenido  
                tal recato y advertencia,  
                que para su cuarto ha dado
                por otra calle la puerta,  
                y la que salía a la casa,  
                por desmentir la sospecha  
                de que el cuidado la había  
                cerrado, o porque pudiera
                con facilidad abrirse  
                otra vez, fabricó en ella  
                una alacena de vidrios  
                labrada de tal manera,  
                que parece que jamás
                en tal parte ha habido puerta.  

 DON LUIS        ¿Ves con lo que me aseguras?  
                Pues con eso mismo intentas  
                darme muerte, pues ya dices  
                que no ha puesto por defensa
                de su honor más que unos vidrios,  
                que al primer golpe se quiebran.

(Vanse y salen DOÑA ÁNGELA y ISABEL.)

DOÑA ÁNGELA     Vuélveme a dar Isabel  
                esas tocas, ¡pena esquiva!,  
                vuelve a amortajarme viva,
                ya que mi suerte cruel  
                lo quiere así. 
  
ISABEL          Toma presto,  
                porque si tu hermano viene,  
                y alguna sospecha tiene  
                no la confirme con esto,
                de hallarte desta manera,  
                que hoy en Palacio te vio.  

DOÑA ÁNGELA     Válgame el cielo, que yo  
                entre dos paredes muera,  
                donde apenas el sol sabe
                quién soy, pues la pena mía  
                en el término del día  
                ni se contiene, ni cabe;  
                donde inconstante la luna,  
                que aprende influjos de mí,
                no puede decir: «Ya vi  
                que lloraba su fortuna»;  
                donde en efecto encerrada,  
                sin libertad he vivido,  
                porque enviudé de un marido,
                con dos hermanos casada;  
                y luego delito sea  
                sin que toque en liviandad,  
                depuesta la autoridad,  
                ir donde tapada vea
                un teatro en quien la fama,  
                para su aplauso inmortal,  
                con acentos de metal   
                a voces de bronce llama.  
                ¡Suerte injusta! ¡Dura estrella!

ISABEL          Señora, no tiene duda,  
                de que mirándote viuda,  
                tan moza, bizarra y bella,  
                tus hermanos cuidadosos  
                te celen, porque este estado
                es el más ocasionado  
                a delitos amorosos;  
                y más en la Corte hoy,  
                donde se han dado en usar  
                unas viuditas de azahar,
                que al cielo mil gracias doy  
                cuando en las calles las veo  
                tan honestas, tan fruncidas,  
                tan beatas y aturdidas,  
                y en quedándose en manteo
                es el mirarlas contento,  
                pues sin toca y devoción,  
                saltan más a cualquier son,  
                que una pelota de viento;  
                y este discurso doblado
                para otro tiempo, señora,  
                ¿cómo no habemos agora  
                en el forastero hablado,  
                a quien tu honor encargaste, 
                y tu galán hoy hiciste?

DOÑA ÁNGELA     Parece que me leíste  
                el alma en eso que hablaste.  
                Cuidadosa me ha tenido,  
                no por él, sino por mí,  
                porque después cuando oí
                de las cuchilladas ruido,  
                me puse, mas son quimeras,  
                Isabel a imaginar,  
                que él había de tomar  
                mi disgusto tan deveras,
                que había de sacar la espada  
                en mi defensa: yo fui  
                necia en empeñarle así;  
                mas una mujer turbada,  
                ¿qué mira o qué considera?

ISABEL          Yo no sé si lo estorbó,  
                mas sé, que no nos siguió  
                tu hermano más. 

DOÑA ÁNGELA     Oye, espera.

(Sale DON LUIS.)
  
DON LUIS        Ángela. 
  
DOÑA ÁNGELA     Hermano y señor,  
                turbado y confuso vienes:
                ¿qué ha sucedido?, ¿qué tienes?  
  
DON LUIS        Harto tengo, tengo honor.  
  
DOÑA ÁNGELA      (Aparte.)
                ¡Ay de mí!, sin duda es,  
                que don Luis me conoció.  
  
DON LUIS        Y así siento mucho yo,
                que se estime poco. 
  
DOÑA ÁNGELA     Pues, ¿has tenido algún disgusto?  
  
DON LUIS        Lo peor es, cuando vengo  
                a verte, el disgusto tengo  
                que tuve, Ángela. 
  
ISABEL          ¿Otro susto? 

DOÑA ÁNGELA     Pues yo, ¿en qué te puedo dar,  
                hermano, disgusto? Advierte.  

DON LUIS        Tú eres la causa, y el verte.  

DOÑA ÁNGELA     ¡Ay de mí! 

DON LUIS        Ángela, estimar  
                tan poco de nuestro hermano...

DOÑA ÁNGELA     Eso sí. 

DON LUIS        Pues cuando vienes  
                con los disgustos que tienes,  
                cuidados te dé: no en vano  
                el enojo que tenía  
                con el huésped me pagó,
                pues sin conocerle yo,  
                hoy le he herido en profecía.  

DOÑA ÁNGELA     ¿Pues cómo fue? 

DON LUIS        Entré en la plaza  
                de Palacio, hermana, a pie  
                hasta el palenque, porque
                toda la desembaraza  
                de coches y caballeros  
                la guarda; a un corro me fui  
                de amigos, adonde vi,  
                que alegres y lisonjeros
                los tenía una tapada,  
                a quien todos celebraron  
                lo que dijo, y alabaron   
                de entendida y sazonada.  
                Desde el punto que llegué
                otra palabra no habló,  
                tanto, que a alguno obligó  
                a preguntarla por qué,  
                porque yo llegaba, había  
                con tanto extremo callado.
                Todo me puso en cuidado;  
                miré si la conocía  
                y no pude, porque ella  
                se puso más en taparse,  
                en esconderse y guardarse.
                Viendo que no pude vella,  
                seguilla determiné:  
                ella siempre atrás volvía,  
                a ver si yo la seguía,  
                cuyo gran cuidado fue
                espuela de mi cuidado.  
                Yendo desta suerte pues,  
                llegó un hidalgo, que es  
                de nuestro huésped criado,  
                a decir que le leyese
                una carta; respondí  
                que iba de priesa, y creí  
                que detenerme quisiese  
                con este intento, porque  
                la mujer le habló al pasar;
                y tanto dio en porfiar,  
                que le dije no se qué.  
                Llegó en aquella ocasión  
                en defensa del criado  
                nuestro huésped, muy soldado:
                sacamos, en conclusión,  
                las espadas. Todo es esto,  
                pero más pudiera ser.  
  
DOÑA ÁNGELA     ¡Miren la mala mujer  
                en qué ocasión te había puesto!
                Que hay mujeres tramoyeras.  
                Pondré que no conocía  
                quién eras, y que lo hacía  
                solo porque la siguieras.  
                Por eso estoy harta yo
                de decir, si bien te acuerdas,  
                que mires, que no te pierdas  
                por mujercillas que no  
                saben más que aventurar  
                los hombres. 

 DON LUIS        ¿En qué has pasado la tarde? 

 DOÑA ÁNGELA     En casa me he estado  
                entretenida en llorar.  

 DON LUIS        ¿Hate nuestro hermano visto?  

 DOÑA ÁNGELA     Desde esta mañana no  
                ha entrado aquí. 

DON LUIS        ¡Qué mal yo
                estos descuidos resisto!  

DOÑA ÁNGELA     Pues deja los sentimientos,  
                que al fin sufrirle es mejor,  
                que es nuestro hermano mayor,  
                y comemos de alimentos.

 DON LUIS        Si tú estás tan consolada,  
                yo también; que yo por ti  
                lo sentía, y porque así  
                veas no dárseme nada,  
                a verle voy, y aun con él
                haré una galantería. 
                           (Vase.)

 ISABEL          ¿Qué dirás, señora mía,  
                después del susto cruel,  
                de lo que en casa nos pasa?  
                Pues el que hoy ha defendido
                tu vida, huésped y herido,  
                le tienes dentro de casa.  

 DOÑA ÁNGELA     Yo, Isabel, lo sospeché  
                cuando de mi hermano oí  
                la pendencia, y cuando vi,
                que el herido el huésped fue;  
                pero aún bien no lo he creído,  
                porque cosa extraña fuera  
                que un hombre a Madrid viniera,  
                y hallase, recién venido,
                una dama que rogase  
                que su vida defendiese;  
                un hermano que le hiriese,  
                y otro que le aposentase.  
                Fuera notable suceso,
                y aunque todo puede ser,  
                no lo tengo de creer  
                sin vello. 

ISABEL          Y si para eso  
                te dispones, yo bien sé  
                por dónde verle podrás,
                y aun más que velle. 

 DOÑA ÁNGELA     Tú estás  
                loca: ¿cómo, si se ve  
                de mi cuarto tan distante  
                el suyo? 
  
ISABEL          Parte hay por donde  
                este cuarto corresponde
                al otro: esto no te espante.  

DOÑA ÁNGELA     No porque verlo deseo,  
                sino solo por saber,  
                dime, ¿cómo puede ser?,  
                que lo escucho y no lo creo.

 ISABEL          ¿No has oído que labró  
                en la puerta una alacena  
                tu hermano? 

 DOÑA ÁNGELA     Ya lo que ordena  
                tu ingenio he entendido yo:  
                dirás que, pues es de tabla,
                algún agujero hagamos   
                por donde al huésped veamos.  

 ISABEL          Más que eso mi ingenio entabla.  

DOÑA ÁNGELA     Di. 

 ISABEL          Por cerrar y encubrir  
                la puerta que se tenía,
                y que a este jardín salía,  
                y poder volverla a abrir,  
                hizo tu hermano poner  
                portátil una alacena;  
                esta, aunque de vidrios llena,
                se puede muy bien mover.  
                Yo lo sé bien porque cuando  
                la alacena aderecé  
                la escalera la arrimé,  
                y ella se fue desclavando
                poco a poco, de manera,  
                que todo junto cayó   
                y dimos en tierra yo,  
                alacena y escalera,  
                de suerte, que en falso agora
                la tal alacena está,  
                y apartándose podrá  
                cualquiera pasar, señora.  

 DOÑA ÁNGELA     Esto no es determinar,  
                sino prevenir primero:
                ves aquí, Isabel, que quiero  
                a esotro cuarto pasar;  
                he quitado la alacena;  
                por allá, ¿no se podrá  
                quitar también? 

 ISABEL          Claro está,
                y para hacerla más buena,  
                en falso se han de poner  
                dos clavos, para advertir,  
                que solo la sepa abrir  
                el que lo llega a saber.

 DOÑA ÁNGELA     Al criado que viniere  
                por luz y por ropa, di  
                que vuelva a avisarte a ti,  
                si a caso el huésped saliere  
                de casa, que según creo,
                no le obligará la herida  
                a hacer cama. 

ISABEL          Y, por tu vida, ¿irás? 

DOÑA ÁNGELA     Un necio deseo  
                tengo de saber si es él  
                el que mi vida guardó,
                porque si le cuesto yo  
                sangre y cuidado, Isabel,  
                es bien mirar por su herida,  
                si es que segura de miedo  
                de ser conocida, puedo
                ser con él agradecida.  
                Vamos, que tengo de ver  
                la alacena, y si pasar  
                puedo al cuarto, he de cuidar,  
                sin que él lo llegue a entender,
                desde aquí de su regalo.  

ISABEL          Notable cuento será,  mas, ¿si lo cuenta? 

DOÑA ÁNGELA     No hará;  
                que hombre que su esfuerzo igualó  
                a su gala y discreción,
                puesto que de todo ha hecho  
                noble experiencia en mi pecho  
                en la primera ocasión,  
                de valiente, en lo restado,  
                de galán, en lo lucido,
                en el modo de entendido,  
                no me ha de causar cuidado,  
                que diga suceso igual;  
                que fuera notable mengua  
                que echara una mala lengua
                tan buenas partes a mal.

(Vanse. Salen DON JUAN, DON MANUEL y un criado con luz.)

DON JUAN        Acostaos por vida mía.    

DON MANUEL      Es tan poca la herida,  
                que antes don Juan sospecho,  
                que parece melindre el haber hecho
                caso ninguno della.  

DON JUAN        Harta ventura ha sido de mi estrella,  
                que no me consolara  
                jamás, si este contento me costara  
                el pesar de teneros
                en mi casa indispuesto, y el de veros  
                herido por la mano  
                (si bien no ha sido culpa) de mi hermano.  
  
DON MANUEL      Él es buen caballero,  
                y me tiene envidioso de su acero,
                de su estilo admirado,  
                y he de ser muy su amigo y su criado. 

(Sale DON LUIS y un criado con un azafate cubierto, y en él un aderezo de espada.)

DON LUIS        Yo, señor, lo soy vuestro,  
                como en la pena que recibo muestro,  
                ofreciéndoos mi vida; 
                y porque el instrumento de la herida  
                en mi poder no quede,  
                pues ya agradarme ni servirme puede,  
                bien como aquel criado  
                que a su señor algún disgusto ha dado,
                hoy de mí le despido;  
                esta es, señor, la espada que os ha herido;  
                a vuestras plantas viene  
                a pediros perdón, si culpa tiene:  
                tome vuestra querella
                con ella en mí venganza, de mí y della.   


DON MANUEL      Sois valiente y discreto,  
                en todo me vencéis; la espada aceto,  
                porque siempre a mi lado  
                me enseñe a ser valiente; confïado
                desde hoy vivir procuro,  
                porque, ¿de quién no vivirá seguro  
                quien vuestro acero ciñe generoso?;  
                que él solo me tuviera temeroso.  


DON JUAN        Pues don Luis me ha enseñado
                a lo que estoy por huésped obligado,  
                otro regalo quiero  
                que recibáis de mí. 


DON MANUEL      Qué tarde espero  
                pagar tantos favores;  
                los dos os competís en darme honores.

(Sale COSME cargado de maletas y cojines.)

COSME           Doscientos mil demonios  
                de su furia infernal den testimonios,  
                volviéndose inclementes  
                doscientas mil serpientes,  
                que asiéndome de un vuelo,
                den conmigo de patas en el cielo,  
                del mandato oprimidos  
                de Dios, por justos juicios compelidos;  
                si vivir no quisiera sin injurias,  
                en Galicia o Asturias,
                antes que en esta Corte.  


DON MANUEL      Reporta. 


COSME           El reportorio se reporte.  


DON JUAN        ¿Qué dices? 


COSME           Lo que digo:  
                que es traidor quien da paso a su enemigo.  


DON LUIS        ¿Qué enemigo? Detente.


COSME           El agua de una fuente y otra fuente.  


DON MANUEL      ¿De aqueso te inquietas?  


COSME           Venía de cojines y maletas  
                por la calle cargado,  
                y en una zanja de una fuente he dado,
                y así lo traigo todo,  
                como dice el refrán, puesto de lodo.  
                ¿Quién esto en casa mete?  


DON MANUEL      Vete de aquí, que estás borracho, vete.   


COSME           Si borracho estuviera,
                menos mi enojo con el agua fuera:  
                cuando en un libro leo de mil fuentes,  
                que vuelven varias cosas sus corrientes,  
                no me espanto, si aquí ver determino,  
                que nace el agua a convertirse en vino.


DON MANUEL      Si él empieza, en un año  
                no acabará. 


DON JUAN        Él tiene humor extraño.  


DON LUIS        Solo de ti querría  
                saber, si sabes leer (como este día  
                en el libro citado
                muestras), ¿por qué pediste tan pesado,  
                que una carta te leyese?; ¿qué te apartas?  


COSME           Porque sé leer en libros y no en cartas.  


DON LUIS        Está bien respondido.  


DON MANUEL      Que no hagáis caso dél por Dios os pido:
                ya le iréis conociendo,  
                y sabréis que es burlón. 


COSME           Hacer pretendo  
                de mis burlas alarde;  
                para alguna os convido. 


DON MANUEL      Pues no es tarde,  
                porque me importa, hoy quiero
                hacer una visita. 


DON JUAN        Yo os espero para cenar. 


DON MANUEL      Tú, Cosme, esas maletas  
                abre, y saca la ropa, no las metas.  


DON JUAN        Si quisieres cerrar, esta es del cuarto  
                la llave; que aunque tengo
                llave maestra, por si a caso vengo   
                tarde, más que las dos otra no tiene;  
                ni otra puerta tampoco, así conviene;  
                y en el cuarto la deja, y cada día  
                vendrán a aderezarle.


(Vanse y queda COSME.)
COSME           Hacienda mía, 
                ven acá que yo quiero  
                visitarte primero,  
                porque ver determino  
                cuánto habemos sisado en el camino;  
                que como en las posadas
                no se hilan las cuentas tan delgadas  
                como en casa, que vive en sus porfías  
                la cuenta y la razón por lacerías,  
                hay mayor aparejo del provecho,  
                para meter la mano, no en mi pecho,
                sino en la bolsa ajena.  
                       (Abre una maleta y saca un bolsón.)

                Topé la propia, buena está, y rebuena,  
                pues aquesta jornada  
                subió doncella y se apeó preñada;  
                contallo quiero, es tiempo perdido,
                porque yo, ¿qué borregos he vendido  
                a mi señor, para que mire y vea  
                si está cabal? Lo que ello fuere sea.  
                Su maleta es aquesta;  
                ropa quiero sacar, por si se acuesta
                tan presto; que él mandó que hiciese esto;  
                mas porque él lo mandó, ¿se ha de hacer presto?;  
                por haberlo él mandado  
                antes no lo he de hacer, que soy criado;  
                salirme un rato es justo
                a rezar a una ermita. ¿Tendrás gusto  
                desto Cosme? Tendré. Pues Cosme, vamos,  
                que antes son nuestros gustos, que los amos. 
                                   (Vase.)
(Por una alacena, que estará hecha con anaqueles y vidrios en ella, quitándose con goznes, como que se desencaja, salen DOÑA ÁNGELA y ISABEL.)
ISABEL          Que está el cuarto solo, dijo  
                Rodrigo, porque el tal huésped
                y tus hermanos se fueron.  


DOÑA ÁNGELA     Por esto pude atreverme  
                a hacer solo esta experiencia.  


ISABEL          ¿Ves que no hay inconveniente  
                para pasar hasta aquí?


DOÑA ÁNGELA     Antes, Isabel, parece,  
                que todo cuanto previne  
                füe müy impertinente,  
                pues con ninguno topamos,  
                que la puerta fácilmente
                se abre y se vuelve a cerrar,  
                sin ser posible que se eche  
                de ver. 


ISABEL          ¿Y a qué hemos venido?  


DOÑA ÁNGELA     A volvernos solamente,  
                que para hacer sola una
                travesura dos mujeres,  
                basta haberla imaginado;  
                porque al fin esto no tiene  
                más fundamento, que haber  
                hablado en ello dos veces,
                y estar yo determinada,  
                siendo verdad que es aqueste  
                caballero el que por mí  
                se empeñó osado y valiente,  
                como te he dicho, a mirar
                por su regalo. 


ISABEL          Aquí tiene  
                el que le trujo tu hermano,  
                y una espada en un bufete.  


DOÑA ÁNGELA     Ven acá; ¿mi escribanía  
                trujeron aquí? 


ISABEL          Dio en ese
                desvarío mi señor;  
                dijo que aquí la pusiese  
                con recado de escribir  
                y mil libros diferentes.  


DOÑA ÁNGELA     En el suelo hay dos maletas.


ISABEL          Y abiertas, señora; ¿quieres  
                que veamos qué hay en ellas?  


DOÑA ÁNGELA     Sí, que quiero neciamente  
                mirar qué ropa y alhajas  
                trae. 


ISABEL          Soldado y pretendiente,
                vendrá muy mal alhajado. 


(Sacan todo cuanto van diciendo y todo lo esparcen por la sala.)
DOÑA ÁNGELA     ¿Qué es eso? 


ISABEL          Muchos papeles.  


DOÑA ÁNGELA     ¿Son de mujer? 


ISABEL          No señora,  
                sino procesos que vienen   
                cosidos y pesan mucho.


DOÑA ÁNGELA     Pues si fueran de mujeres  
                ellos fueran más livianos,  
                mal en eso te detienes.  


ISABEL          ¿Ropa blanca hay aquí alguna?  


DOÑA ÁNGELA     ¿Huele? 


ISABEL          Sí, a limpia huele.


DOÑA ÁNGELA     Ese es el mejor perfume.  


ISABEL          Las tres calidades tiene,  
                de blanca, blanda y delgada;  
                mas, señora, ¿qué es aqueste   
                pellejo con unos hierros
                de herramientas diferentes?  


DOÑA ÁNGELA     Muestra a ver. Hasta aquí loza  
                de sacamuelas parece;  
                mas estas son tenacillas  
                y el alzador del copete
                y los bigotes estotras.  


ISABEL          Iten escobilla y peine;  
                oye, que más prevenido,  
                no le faltará al tal huésped  
                la horma de su zapato.


DOÑA ÁNGELA     ¿Por qué? 


ISABEL          Porque aquí la tiene.  


DOÑA ÁNGELA     ¿Hay más? 


ISABEL          Sí señora. Iten,  
                como a forma de billetes,  
                legajo segundo. 


DOÑA ÁNGELA     Muestra.  
                De mujer son y contienen
                más que papel; un retrato  
                está aquí. 


ISABEL          ¿Qué te suspende?  


DOÑA ÁNGELA     El verle; que una hermosura  
                si está pintada divierte.  


ISABEL          Parece que te ha pesado
                de sacalle. 


DOÑA ÁNGELA     ¡Qué necia eres!  
                No mires más. 


ISABEL          ¿Y qué intentas?  


DOÑA ÁNGELA     Dejarle escrito un billete;  
                toma el retrato.
                      (Pónese a escribir.)
  
ISABEL          Entretanto  
                la maleta del sirviente
                he de ver. Esto es dinero;  
                cuartazos son insolentes,  
                que en la república donde  
                son los príncipes y reyes  
                los doblones y los reales,
                ellos son la común plebe.  
                Una burla le he de hacer,  
                y ha de ser de aquesta suerte,  
                quitarle de aquí el dinero  
                al tal lacayo y ponerle
                unos carbones; dirán:  
                «¿Dónde demonios lo tiene  
                esta mujer?», no advirtiendo  
                que esto sucedió en noviembre  
                y que hay brasero en el cuarto.


DOÑA ÁNGELA     Yo escribí; ¿qué te parece  
                adónde deje el papel,  
                porque si mi hermano viene  
                no le vea? 


ISABEL          Así, debajo  
                de la toalla que tienen
                las almohadas, que al quitarla  
                se verá forzosamente,  
                y no es parte que hasta entonces  
                se ha de andar. 


DOÑA ÁNGELA     Muy bien adviertes;  
                ponle allí y ve recogiendo
                todo esto. 


ISABEL          Mira que tuercen  
                la llave ya. 


DOÑA ÁNGELA     Pues dejallo  
                todo, esté como estuviere,  
                y a escondernos. Isabel,  
                ven. 


ISABEL          Alacena me felicitó. 

(Vanse por el alacena y queda como estaba; sale COSME.)
  
COSME           Ya que me he servido a mí,  
                de barato quiero hacerle  
                a mi amo otro servicio;  
                mas, ¿quién nuestra hacienda vende,  
                que así hace almoneda della?
                ¡Vive Cristo, que parece  
                plazuela de la Cebada  
                su sala con nuestros bienes!  
                ¿Quién está aquí? No está nadie,  
                por Dios; y si está, no quiere
                responder; no me respondas,  
                que me huelgo de que eche  
                de ver, que soy enemigo  
                de respondones; con este  
                humor, sea bueno o sea malo
                (si he de hablar discretamente)  
                estoy temblando de miedo;  
                pero como a mí me deje  
                el revoltoso de alhajas,  
                libre mi dinero, llegue
                y revuelva las maletas,  
                una y cuatrocientas veces.  
                Mas, ¿qué veo? Vive Dios  
                que en carbones lo convierte.  
                Duendecillo, duendecillo,
                quien quiera que fuiste y eres,  
                el dinero que tú das  
                en lo que mandares vuelve,  
                mas, lo que yo hurto, ¿por qué? 


(Salen DON JUAN, DON LUIS y DON MANUEL.)
  
DON JUAN        ¿De qué das voces? 


DON LUIS        ¿Qué tienes?


DON MANUEL      ¿Qué te ha sucedido? Habla.  


COSME           Lindo desenfado es ese,  
                si tienes por inquilino,  
                señor, en tu casa un duende.  
                ¿Para qué nos recibiste
                en ella? Un instante breve  
                que falté de aquí, la ropa  
                de tal modo y de tal suerte  
                hallé, que, toda esparcida,  
                una almoneda parece.


DON JUAN        ¿Falta algo? 


COSME           No falta nada;  
                el dinero solamente  
                que en esta bolsa tenía,  
                que era mío, me convierte  
                en carbones. 


DON LUIS        Sí, ya entiendo.


DON MANUEL      ¡Qué necia burla previenes,  
                qué fría y qué sin donaire!  


DON JUAN        ¡Qué mala y qué impertinente!  


COSME           No es burla esta, vive Dios.  


DON MANUEL      Calla, que estás como sueles.


COSME           Es verdad, mas suelo estar  
                en mi juicio algunas veces.  


DON JUAN        Quedaos con Dios y acostaos,  
                don Manuel, sin que os desvele  
                el duende de la posada,
                y aconsejadle que intente  
                otras burlas, al criado. 
                           (Vase.)



DON LUIS        No en vano sois tan valiente  
                como sois, si habéis de andar  
                desnuda la espada siempre,
                saliendo de los disgustos  
                en que este loco os pusiere.  
                            (Vase.)


DON MANUEL      ¿Ves cuál me tratan por ti?  
                Todos por loco me tienen  
                porque te sufro; a cualquiera
                parte que voy, me suceden  
                mil desaires por tu causa.  


COSME           Ya estás solo y no he de hacerte  
                burla mano a mano yo,  
                porque solo en tercio puede
                tirarse uno con su padre;  
                dos mil demonios me lleven  
                si no es verdad que salió,  
                y esto, fuese quien se fuese,  
                hizo este estrago. 


DON MANUEL      ¿Con eso
                ahora disculparte quieres  
                de la necedad? Recoge  
                esto que esparcido tienes  
                y entra a acostarme. 


COSME           Señor, en una galera reme.


DON MANUEL      Calla, calla, o vive Dios,  
                que la cabeza te quiebre.  


COSME           Pesarame con extremo,  
                que lo tal me sucediese.  
                Ahora bien, va de envasar
                otra vez los adherentes  
                de mis maletas. ¡Oh cielos,  
                quién la trompeta tuviese  
                del juicio de las alhajas,  
                porque a una voz solamente
                viniesen todas! 


DON MANUEL      Alumbra, Cosme. 


COSME           Pues, ¿qué te sucede?;  
                señor, ¿has hallado a caso  
                allá dentro alguna gente?  


DON MANUEL      Descubrí la cama, Cosme,
                para acostarme, y hálleme  
                debajo de la toalla  
                de la cama este billete  
                cerrado, y ya el sobre escrito  
                me admira más. 


COSME           ¿A quién viene?


DON MANUEL      A mí, mas el modo extraño.  


COSME           ¿Cómo dice? 


DON MANUEL      Me suspende. 
                      (Lee.)

                Nadie me abra, porque soy de don Manuel solamente.  


COSME           Plega a Dios que no me creas
                por fuerza; no le abras, tente,  
                sin conjurarle primero.  


DON MANUEL      Cosme, lo que me suspende  
                es la novedad, no el miedo;  
                que quien admira no teme.
                             (Lee.)
Con cuidado me tiene vuestra salud, como a quien fue la causa de su riesgo; y así agradecida y lastimada, os suplico, me aviséis della y os sirváis de mí; que para lo uno y lo otro habrá ocasión, dejando la respuesta donde hallasteis esta, advertido, que el secreto importa, porque el día que lo sepa alguno de los amigos, perderé yo el honor y la vida.


COSME           ¡Extraño caso! 


DON MANUEL      ¿Qué extraño?  


COSME           ¿Eso no te admira? 


DON MANUEL      No,  
                antes con esto llegó  
                a mi vida el desengaño.  


COSME           ¿Cómo? 


DON MANUEL      Bien claro se ve,
                que aquella dama tapada,  
                que tan ciega y tan turbada  
                de don Luis huyendo fue,  
                era su dama; supuesto,  
                Cosme, que no puede ser,
                si es soltero, su mujer;  
                y dado por cierto esto,  
                ¿qué dificultad tendrá,  
                que en la casa de su amante  
                tenga ella mano bastante
                para entrar? 


COSME           Muy bien está  
                pensado, mas mi temor  
                pasa adelante; confieso  
                que es su dama y el suceso  
                te doy por bueno, señor,
                pero ella, ¿cómo podía  
                desde la calle saber  
                lo que había de suceder,  
                para tener este día  
                ya prevenido el papel?


DON MANUEL      Después de haberme pasado,  
                pudo dárselo a un criado.  


COSME           Y aunque se le diera, ¿él  
                cómo aquí ha de haberle puesto?  
                Porque ninguno aquí entró
                desde que aquí quedé yo.  


DON MANUEL      Bien pudo ser antes esto.  


COSME           Sí, mas hallar trabucadas  
                las maletas y la ropa  
                y el papel escrito, topa
                en más. 


DON MANUEL      Mira si cerradas  
                esas ventanas están.  


COSME           Y con aldabas y rejas.  


DON MANUEL      Con mayor duda me dejas,  
                y mil sospechas me dan.


COSME           ¿De qué? 


DON MANUEL      No sabré explicadlo.  


COSME           En efecto, ¿qué has de hacer?  


DON MANUEL      Escribir y responder  
                pretendo hasta averiguadlo,   
                con estilo que parezca
                que no ha hallado en mi valor,  
                ni admiración ni temor;  
                que no dudo que se ofrezca  
                una ocasión en que demos,  
                viendo que papeles hay,
                con quien los lleva y los tray.  


COSME           ¿Y de aquesto no daremos  
                cuenta a los huéspedes? 


DON MANUEL      No,  
                porque no tengo de hacer  
                mal alguno a una mujer
                que así de mí se fió.  


COSME           Luego ya ofendes a quien  
                su galán piensas. 


DON MANUEL      No tal,  
                pues sin hacerla a ella mal,  
                puedo yo proceder bien.


COSME           No, señor; más hay aquí  
                de lo que a ti te parece:  
                con cada discurso crece  
                mi sospecha. 


DON MANUEL      ¿Cómo así?  


COSME           Ves aquí que van y vienen
                papeles, y que jamás,  
                aunque lo examines más,  
                ciertos desengaños tienen:  
                ¿qué creerás? 


DON MANUEL      Que ingenio y arte  
                hay para entrar y salir,
                para cerrar, para abrir,  
                y que el cuarto tiene parte  
                por donde, y en duda tal  
                el juicio podré perder,  
                pero no, Cosme, creer
                cosa sobre natural.  


COSME           ¿No hay duendes? 


DON MANUEL      Nadie los vio.  


COSME           ¿Familiares? 


DON MANUEL      Son quimeras.  


COSME           ¿Brujas? 


DON MANUEL      Menos. 


COSME           ¿Hechiceras?  


DON MANUEL      ¡Qué error! 


COSME           ¿Hay súcubos? 


DON MANUEL      No.


COSME           ¿Encantadoras? 


DON MANUEL      Tampoco.  


COSME           ¿Mágicos? 


DON MANUEL      Es necedad.  


COSME           ¿Nigromantes? 


DON MANUEL      Liviandad.  


COSME           ¿Energúmenos? 


DON MANUEL      ¡Qué loco!  


COSME           ¡Vive Dios que te cogí!
                ¿Diablos? 


DON MANUEL      Sin poder notorio.  


COSME           ¿Hay almas de purgatorio?  


DON MANUEL      ¿Que me enamoren a mí?  
                ¿Hay más necia bobería?  
                Déjame, que estás cansado.


COSME           En fin, ¿qué has determinado?  


DON MANUEL      Asistir de noche y día  
                con cuidados singulares;  
                aquí el desengaño fundo,  
                no creas que hay en el mundo,
                ni duendes ni familiares.  


COSME           Pues yo en efecto presumo  
                que algún demonio los tray;  
                que esto, y más, habrá donde hay  
                quien tome tabaco en humo.

                         (Vanse.)

PUEDES VER LA OBRA DE TEATRO COMPLETA EN LA VERSION REALIZADA PARA RTVE ACCEDIENDO EN:






Jornada II

Salen DOÑA ÁNGELA, DOÑA BEATRIZ y ISABEL.
DOÑA BEATRIZ    Notables cosas me cuentas.  
 
DOÑA ÁNGELA     No te parezcan notables  
                hasta que sepas el fin.  
                ¿En qué quedamos? 

 DOÑA BEATRIZ    Quedaste  
                en que por el alacena
                hasta su cuarto pasaste,  
                que es tan difícil de verse  
                como fue de abrirse fácil;  
                que le escribiste un papel,  
                y que al otro día hallaste
                la respuesta. 


DOÑA ÁNGELA     Digo, pues,  
                que tan cortés y galante  
                estilo no vi jamás,  
                mezclando entre lo admirable  
                del suceso lo gracioso,
                imitando los andantes  
                caballeros, a quien pasan  
                aventuras semejantes.  
                El papel, Beatriz, es este;  
                holgareme que te agrade.
                         (Lee DOÑA ÁNGELA.)

Fermosa dueña, cualquiera que vos seáis la condolida deste afanado caballero, y a saz piadosa minoráis sus cuitas, ruego vos me queráis facer sabidor del follón mezquino, o pagano malandrín, que en este encanto vos amancilla, para que segunda vegada en vueso nombre, sano ya de las pasadas feridas, entre en descomunal batalla, maguer que finque en ella, que non es la vida de más proo que la muerte, tenudo a su deber un caballero. El Dador de la Luz vos mampare, e a mí non olvide. El Caballero de la Dama Duende.

DOÑA BEATRIZ    ¡Buen estilo, por mi vida!;  
                y a propósito el lenguaje  
                del encanto y la aventura.  


DOÑA ÁNGELA     Cuando esperé que con graves  
                admiraciones viniera
                el papel, vi semejante  
                desenfado, cuyo estilo  
                quise llevar adelante,  
                y respondiendo así,  
                     pasé... 


ISABEL          Detente, no pases,
                que viene don Juan, tu hermano.  


DOÑA ÁNGELA     Vendrá muy firme y amante  
                a agradecerse la dicha  
                de verte, Beatriz, y hablarte  
                en su casa. 


DOÑA BEATRIZ    No me pesa,
                si hemos de decir verdades.
(Sale DON JUAN.)
DON JUAN        No hay mal que por bien no venga,  
                dicen adagios vulgares,  
                y en mí se ve, pues que vienen  
                por mis bienes vuestros males.
                He sabido, Beatriz bella,  
                que un pesar que vuestro padre  
                con vos tuvo, a nuestra casa  
                sin gusto y contento os trae.  
                Pésame que hayan de ser 
                lisonjeros y agradables,  
                como para vos mis gustos,  
                para mí vuestros pesares.  
                Pues es fuerza que no sienta  
                desdichas que han sido parte 
                de veros, porque hoy amor  
                diversos efectos hace,  
                en vos de pena, y en mí  
                de gloria, bien como el áspid,  
                de quien, si sale el veneno, 
                también la trïaca sale.  
                Vos seáis muy bien venida,  
                que aunque es corto el hospedaje,  
                bien se podrá hallar un sol  
                en compañía de un ángel.


DOÑA BEATRIZ    Pésames y parabienes  
                tan cortésmente mezclasteis,  
                que no sé a qué responderos;  
                disgustada con mi padre  
                vengo, la culpa tuvisteis,
                pues aunque el galán no sabe,  
                sabe que por el balcón  
                hablé anoche, y mientras pase  
                el enojo, con mi prima  
                quiere que esté, porque hace
                de su virtud confianza.  
                Solo os diré, y esto baste,  
                que los disgustos estimo,  
                porque también en mí cause  
                amor diversos efectos, 
                bien como el sol cuando esparce  
                bellos rayos, que una flor  
                se marchita y otra nace.  
                Hiere el amor en mi pecho,  
                y es solo un rayo bastante
                a que se muera el pesar  
                y nazca el gusto de hallarme  
                en vuestra casa, que ha sido  
                una esfera de diamante,  
                hermosa envidia de un sol
                y capaz dosel de un ángel.  


DOÑA ÁNGELA     Bien se ve que de ganancia  
                hoy andáis los dos amantes,  
                pues que me dais de barato  
                tantos favores. 


DON JUAN        ¿No sabes,
                hermana, lo que he pensado?  
                Que tú, solo por vengarte  
                del cuidado que te da  
                mi huésped, cuerda buscaste  
                huéspeda, que a mí me ponga
                en cuidado semejante.  


DOÑA ÁNGELA     Dices bien, y yo lo he hecho  
                solo porque la regales.  


DON JUAN        Yo me doy por muy contento  
                de la venganza. 


DOÑA BEATRIZ    ¿Qué haces,
                don Juan?, ¿dónde vas?


DON JUAN        Beatriz,  
                a servirte; que dejarte  
                solo a ti por ti pudiera.  


DOÑA ÁNGELA     Déjale ir. 


DON JUAN        Dios os guarde. 
                         (Vase.)



DOÑA ÁNGELA     Sí, cuidado con su huésped
                me dio, y cuidado tan grande,  
                que apenas sé de mi vida,  
                y él de la suya no sabe.  
                Viéndote a ti con el mismo  
                cuidado, he de desquitarme,
                porque de huésped a huésped  
                estemos los dos iguales.  


DOÑA BEATRIZ    El deseo de saber  
                tu suceso, fuera parte  
                solamente a no sentir 
                su ausencia. 


DOÑA ÁNGELA     Por no cansarte:  
                papeles suyos y míos  
                fueron y vinieron tales  
                (los suyos digo) que pueden  
                admitirse y celebrarse, 
                porque mezclando las veras  
                y las burlas, no vi iguales  
                discursos. 


DOÑA BEATRIZ    Y él en efecto,  
                ¿qué es a lo que se persuade?  


DOÑA ÁNGELA     A que debo de ser dama
                de don Luis, juntando partes  
                de haberme escondido dél  
                y de tener otra llave  
                del cuarto. 


DOÑA BEATRIZ    Sola una cosa  
                dificultad se me hace.


DOÑA ÁNGELA     Di cuál es. 
        

DOÑA BEATRIZ    ¿Cómo este hombre,  
                viendo que hay quien lleva y trae  
                papeles, no te ha espiado,  
                y te ha cogido en el lance?  


DOÑA ÁNGELA     No está eso por prevenir,
                porque tengo a sus umbrales  
                un hombre yo, que me avisa  
                de quién entra y de quién sale  
                y así no pasa Isabel,  
                hasta saber que no hay nadie.
                Que ya ha sucedido, amiga,  
                un día entero quedarse  
                un criado para verlo,  
                y haberle salido en balde  
                la diligencia y cuidado;
                y porque no se me pase  
                de la memoria, Isabel,  
                llévate aquel azafate  
                en siendo tiempo. 


DOÑA BEATRIZ    Otra duda:  
                ¿cómo es posible que alabes
                de tan entendido, un hombre  
                que no ha dado en casos tales  
                en el secreto común  
                de la alacena? 


DOÑA ÁNGELA     ¿Ahora sabes  
                lo del huevo de Juanelo,
                que los ingenios más grandes  
                trabajaron en hacer  
                que en un bufete de jaspe   
                se tuviese en pie, y Juanelo  
                con solo llegar y darle
                un golpecillo, le tuvo?  
                Las grandes dificultades  
                hasta saberse lo son,  
                que sabido, todo es fácil.  


DOÑA BEATRIZ    Otra pregunta. 


DOÑA ÁNGELA     ¿Di cuál?


DOÑA BEATRIZ    De tan locos disparates, 
                ¿quién piensas sacar? 


DOÑA ÁNGELA     No sé.  
                Dijérate que mostrarme  
                agradecida y pasar  
                mis penas y soledades,
                si ya no fuera más que esto,  
                porque necia y ignorante  
                he llegado a tener celos  
                de ver que el retrato guarde  
                de una dama, y aun estoy 
                dispuesta a entrar y tomarle  
                en la primera ocasión,  
                y no sé cómo declare  
                que estoy ya determinada  
                a que me vea y me hable.


DOÑA BEATRIZ    ¿Descubierta por quien eres?  


DOÑA ÁNGELA     ¡Jesús, el cielo me guarde!  
                Ni él, pienso yo, que a un amigo  
                y huésped, traición tan grande  
                hiciera; pues a pensar
                que soy dama suya, hace  
                escribirme temeroso,  
                cortés, turbado y cobarde;  
                y en efecto, yo no tengo  
                de ponerme a ese desaire.


DOÑA BEATRIZ    Pues, ¿cómo ha de verte? 
        

DOÑA ÁNGELA     Escucha  
                y sabrás la más notable  
                traza, sin que yo al peligro  
                de verme en su cuarto pase,  
                y él venga sin saber dónde. 


ISABEL          Pon otro hermano a la margen,  
                que viene don Luis. 


DOÑA ÁNGELA     Después  
                lo sabrás. 


DOÑA BEATRIZ    ¡Qué desiguales  
                son los influjos!, ¡que el cielo,  
                en igual mérito y partes,
                ponga tantas diferencias  
                y tantas distancias halle,  
                que, con un mismo deseo,  
                uno obligue y otro canse!  
                Vamos de aquí, que no quiero
                que don Luis llegue a hablarme.
(Quiérese ir y sale DON LUIS.)
DON LUIS        ¿Por qué os ausentáis así?  


DOÑA BEATRIZ    Solo porque vos llegasteis.  


DON LUIS        La luz más hermosa y pura  
                de quien el sol la aprendió,
                ¿huye porque llegue yo?,  
                ¿soy la noche por ventura?  
                Pues perdone tu hermosura,  
                si atrevido y descortés  
                en detenerte me ves,
                que yo en esta contingencia  
                no quiero pedir licencia,  
                porque tú no me la des;  
                que estimando tu rigor,  
                no quiere la suerte mía,
                que aun esto que es cortesía  
                tenga nombre de favor;  
                ya sé que mi loco amor  
                en tus desprecios no alcanza  
                un átomo de esperanza, 
                pero yo, viendo tan fuerte  
                rigor, tengo de quererte  
                por solo tomar venganza;  
                mayor gloria me darás  
                cuando más pena me ofrezcas,
                pues cuando más me aborrezcas  
                tengo de quererte más;  
                si desto quejosa estás,  
                porque con solo un querer  
                los dos vengamos a ser,
                entre el placer y el pesar,  
                extremos, aprende a amar  
                o enséñame a aborrecer.  
                Enséñame tú rigores, 
                yo te enseñaré finezas;
                enséñame tú asperezas,  
                yo te enseñaré favores;  
                tú desprecios, y yo amores;  
                tú olvido, y yo firme fe;  
                aunque es mejor, porque dé
                gloria al amor, siendo dios,  
                que olvides tú por los dos,  
                que yo por los dos querré.  


DOÑA BEATRIZ    Tan cortésmente os quejáis,  
                que aunque agradecer quisiera
                vuestras penas, no lo hiciera  
                solo porque las digáis.  


DON LUIS        Como tan mal me tratáis,  
                el idioma del desdén  
                aprendí. 


DOÑA BEATRIZ    Pues ese es bien
                que sigáis; que en caso tal,  
                hará soledad el mal  
                a quien le dice tan bien.  


DON LUIS                (Detiénela.)
                Oye, si a caso te vengas,  
                y padezcamos los dos.
 
DOÑA BEATRIZ    No he de escucharos. Por Dios,  
                amiga, que le detengas. 
                         (Vase.)
 
DOÑA ÁNGELA     ¡Que tan poco valor tengas,  
                que esto quiera oír y ver!  
 
DON LUIS        ¡Ay, hermana!, ¿qué he de hacer?
 
DOÑA ÁNGELA     Dar tus penas al olvido,  
                que querer aborrecido,  
                es morir y no querer.
(Vase con ISABEL.)
DON LUIS        Quejoso, ¿cómo podré  
                olvidarla?; que es error.
                Dila que me haga un favor,  
                y obligado olvidaré.  
                Ofendido no, porque  
                el más prudente, el más sabio  
                da su sentimiento al labio;
                si olvidarse el favor suele,  
                es porque el favor no duele  
                de la suerte que el agravio.  


(Sale RODRIGO.)

  
RODRIGO         ¿De dónde vienes? 


DON LUIS        No sé.  


RODRIGO         Triste parece que estás:
                ¿la causa no me dirás?  


DON LUIS        Con doña Beatriz hablé.  


RODRIGO         No digas más, ya se ve  
                en ti lo que respondió;  
                pero, ¿dónde está, que yo
                no la he visto? 


DON LUIS        La tirana  
                es huéspeda de mi hermana  
                unos días, porque no  
                me falte un enfado así  
                de un huésped; que cada día
                mis hermanos a porfía  
                se conjuran contra mí,  
                pues cualquiera tiene aquí  
                uno que pesar me de:  
                de don Manuel, ya se ve,
                y de Beatriz, pues los cielos  
                me traen a casa mis celos,  
                porque sin ellos no esté.  


RODRIGO         Mira que don Manuel puede  
                oírte, que viene allí.
(Sale DON MANUEL.)
  
DON MANUEL      Solo en el mundo por mí  
                tan gran prodigio sucede;  
                ¿qué haré, cielos, con que quede  
                desengañado y saber  
                de una vez, si esta mujer 
                de don Luis dama ha sido  
                o cómo mano ha tenido,  
                y cautela, para hacer  
                tantos engaños? 


DON LUIS        Señor don Manuel. 


DON MANUEL      Señor don Luis. 


DON LUIS        ¿De dónde bueno venís?  


DON MANUEL      De Palacio. 


DON LUIS        Grande error  
                el mío fue en preguntar,  
                a quien pretensiones tiene,  
                dónde va ni dónde viene, 
                porque es fuerza que ha de dar  
                cualquiera línea en Palacio,  
                como centro de su esfera.  


DON MANUEL      Si solo a Palacio fuera  
                estuviera más de espacio; 
                pero mi afán inmortal  
                mayor término ha pedido:  
                su Majestad ha salido  
                esta tarde al Escorial,  
                y es fuerza esta noche ir 
                con mis despachos allá,  
                que de importancia será.  
  
DON LUIS        Si ayudaros a servir  
                puedo en algo, ya sabéis,  
                que soy en cualquier suceso, 
                vuestro. 

DON MANUEL      Las manos os beso  
                por la merced que me hacéis.  

DON LUIS        Ved que no es lisonja esto.  

DON MANUEL      Ya veo que es voluntad  
                de mi aumento. 

DON LUIS        Así es verdad, 
                 (Aparte.)
                 porque negocies más presto. 
 DON MANUEL      Pero a un galán cortesano,  
                tanto como vos, no es justo  
                divertirle de su gusto;  
                porque yo tengo por llano 
                que estaréis entretenido,  
                y gran desacuerdo fuera  
                que ausentaros pretendiera.  


DON LUIS        Aunque hubiérades oído  
                lo que con Rodrigo hablaba 
                no respondierais así.  


DON MANUEL      Luego, ¿bien he dicho? 


DON LUIS        Sí,  
                que aunque es verdad que lloraba  
                de una hermosura el rigor,  
                a la firme voluntad 
                le hace tanta soledad  
                el desdén como el favor.  


DON MANUEL      ¡Qué desvalido os pintáis!  


DON LUIS        Amo una grande hermosura,  
                sin estrella y sin ventura. 


DON MANUEL      ¿Conmigo disimuláis  
                agora? 


DON LUIS        ¡Pluguiera al cielo!,  
                mas tan infeliz nací,  
                que huye esta beldad de mí,  
                como de la noche el velo 
                de la hermosa luz del día  
                a cuyos rayos me quemo.  
                ¿Queréis ver con cuánto extremo  
                es la triste suerte mía?  
                Pues porque no la siguiera,
                amante y celoso yo,  
                a una persona pidió  
                que mis pasos detuviera;  
                ved si hay rigores más fieros,  
                pues todos suelen buscar
                terceros para alcanzar,  
                y ella, ¿huye por terceros?
(Vase él y RODRIGO.)
  
DON MANUEL      ¿Qué más se ha de declarar?  
                Mujer que su vista huyó  
                y a otra persona pidió  
                que le llegase a estorbar,  
                por mí lo dice, y por ella;  
                ya por lo menos vencí  
                una duda, pues ya vi,  
                que aunque es verdad que es aquella, 
                no es su dama, porque él  
                despreciado no viviera  
                si en su casa la tuviera;  
                ya es mi duda más cruel:  
                si no es su dama, ni vive 
                en su casa, ¿cómo así  
                escribe y responde?; aquí  
                muere un engaño y concibe  
                otro engaño, ¿qué he de hacer?;  
                que soy en mis opiniones 
                confusión de confusiones:  
                ¡válgate Dios por mujer!  
  
(Sale COSME.)
  
COSME           Señor, ¿qué hay de duende?, ¿a caso  
                hasle visto por aquí?  
                Que de saber que no está 
                allá, me holgaré.  

DON MANUEL      Habla paso. 

COSME           Que tengo mucho que hacer  
                en nuestro cuarto, y no puedo  
                entrar. 

DON MANUEL      Pues, ¿qué tienes? 

COSME           Miedo.  
 
DON MANUEL      ¿Miedo un hombre ha de tener? 

COSME           No le ha de tener, señor,  
                pero ve aquí que le tiene,  
                porque al suceso conviene.  


DON MANUEL      Deja aquese necio humor,  
                y lleva luz, porque tengo 
                de disponer de escribir,  
                y esta noche he de salir  
                de Madrid. 


COSME           A eso me atengo,  
                pues, ¿dices con eso aquí  
                que tienes miedo al suceso? 


DON MANUEL      Antes te he dicho con eso  
                que no hago caso de ti:  
                pues de otras cosas me acuerdo  
                que son diferentes, cuando  
                en estas me estás hablando;  
                el tiempo en efecto pierdo;  
                en tanto que me despido  
                de don Juan, ten luz.
                 (Vase.)



COSME           Sí haré;  
                luz al duende llevaré,  
                que es hora que sea servido 
                y no esté a escuras; aquí  
                ha de haber una cerilla;  
                en aquella lamparilla  
                que está murmurando allí,  
                encenderla agora puedo.
                ¡Oh qué prevenido soy!  
                Y entre estas y estotras voy  
                titiritando de miedo.
(Vase y sale ISABEL por la alacena con un azafate cubierto.)
  
ISABEL          Fuera están, que así el criado  
                me lo dijo; ahora es tiempo  
                de poner este azafate  
                de ropa blanca en el puesto  
                señalado. ¡Ay de mí triste!,  
                que como es de noche, tengo  
                con la grande obscuridad 
                de mí misma asombro y miedo;  
                ¡válgame Dios, que temblando  
                estoy! El duende primero  
                soy que se encomienda a Dios.  
                No hallo el bufete; ¿qué es esto?; 
                con la turbación y espanto  
                perdí de la sala el tiento;  
                no sé dónde estoy, ni hallo  
                la mesa; ¡qué he de hacer, cielos!  
                Si no acertase a salir 
                y me hallasen aquí dentro,  
                dábamos con todo el caso  
                al traste. Gran temor tengo;  
                y más agora, que abrir  
                la puerta del cuarto siento 
                y trae luz el que la abre;  
                aquí dio fin el suceso,  
                que ya, ni puedo esconderme,  
                ni volver a salir puedo.  
 
(Sale COSME con luz.)
  
COSME           Duende mi señor, si a caso 
                obligan los rendimientos  
                a los duendes bien nacidos,  
                humildemente le ruego  
                que no se cuerde de mí  
                en sus muchos embelecos, 
                y esto por cuatro razones:  
                la primera, yo me entiendo;  
 
(Va andando y ISABEL detrás dél, huyendo de que no la vea.)

                la segunda, usted lo sabe;  
                la tercera, por aquello  
                de que al buen entendedor; 
                la cuarta, por estos versos:  
                    Señor Dama Duende  
                    duélase de mí,  
                    que soy niño y solo,  
                    y nunca en tal me vi. 


ISABEL          Ya con la luz he cobrado  
                el tino del aposento,  
                y él no me ha visto; si aquí  
                se la mato, será cierto  
                que mientras la va a encender 
                salir a mi cuarto puedo;  
                que cuando sienta el ruido,  
                no me verá por lo menos;  
                y a dos daños, el menor.  


COSME           ¡Qué gran músico es el miedo! 
                

ISABEL          Esto ha de ser desta suerte.
(Dale un porrazo y mátale la luz.)
  
COSME           ¡Verbo caro... fiteor Deo, 
                que me han muerto! 


ISABEL          Ahora podré  
                escaparme. 
  
(Al querer huir ISABEL, sale DON MANUEL.)
 
DON MANUEL      ¿Qué es aquesto?  
                Cosme, ¿cómo estás sin luz? 
 
COSME           Como a los dos nos ha muerto  
                la luz el duende de un soplo;  
                y a mí de un golpe. 

DON MANUEL      Tu miedo  
                te hará creer esas cosas.  


COSME           Bien a mi costa las creo. 


ISABEL          ¡Oh si la puerta topase!  


DON MANUEL      ¿Quién está aquí?
(Topa ISABEL con DON MANUEL, y él la tiene del azafate.)
  
ISABEL          Peor es esto,  
                que con el amo he encontrado.  


DON MANUEL      Trae luz, Cosme, que ya tengo  
                a quien es. 


COSME           Pues no le sueltes. 


DON MANUEL      No haré; ve por ella presto.  


COSME           Tenle bien.
                 (Vase.)



ISABEL          Del azafate 
                asió, en sus manos le dejo;  
                hallé la alacena. Adiós.
(Vase, y él tiene el azafate.)
  
DON MANUEL      Quien quiera que es, se esté quedo  
                hasta que traigan la luz,  
                porque si no, ¡vive el cielo!,  
                que le dé de puñaladas.  
                Pero solo abrazo el viento,  
                y topo solo una cosa  
                de ropa y de poco peso;  
                ¿qué será?; ¡válgame Dios!,  
                que en más confusión me ha puesto.  

 (Sale COSME con luz.)
  
COSME           Téngase el duende a la luz;  
                pues, ¿qué es dél?, ¿no estaba preso?,  
                ¿qué se hizo?, ¿dónde está?,  
                ¿qué es esto señor? 


DON MANUEL      No acierto  
                a responder; esta ropa  
                me ha dejado y se fue huyendo.  


COSME           ¿Y qué dices deste lance?; 
                aun bien, que agora tú mismo  
                dijiste que le tenías,  
                y se te fue por el viento.  


DON MANUEL      Diré que aquesta persona,  
                que con arte y con ingenio  
                entra y sale aquí, esta noche  
                estaba encerrada dentro;  
                que para poder salir  
                te mató la luz, y luego  
                me dejó a mí el azafate, 
                y se me ha escapado huyendo.  


COSME           ¿Por dónde? 


DON MANUEL      Por esa puerta.  


COSME           Harasme que pierda el seso;  
                vive Dios que yo le vi  
                a los últimos reflejos 
                que la pavesa dejó  
                de la luz que me había muerto.  


DON MANUEL      ¿Qué forma tenía? 


COSME           Era un fraile  
                tamañito, y tenía puesto  
                un cucurucho tamaño, 
                que por estas señas creo  
                que era duende capuchino.  


DON MANUEL      ¡Qué de cosas hace el miedo!  
                Alumbra aquí y lo que trujo  
                el frailecito veremos;  
                ten este azafate tú.  


COSME           ¿Yo azafates del infierno?  


DON MANUEL      Tenle pues. 


COSME           Tengo las manos  
                sucias, señor, con el sebo  
                de la vela, y mancharé 
                el tafetán que cubierto  
                le tiene; mejor será  
                que le pongas en el suelo.  


DON MANUEL      Ropa blanca es y un papel;  
                veamos si el fraile es discreto: 
                 (Lee.)

En el poco tiempo que ha que vivís en esta casa, no se ha podido hacer más ropa; como se fuere haciendo se irá llevando. A lo que decís del amigo persuadido a que soy dama de don Luis, os aseguro que no solo lo soy, pero que no puedo serlo y esto dejo para la vista, que será presto. Dios os guarde.

Bautizado está este duende,
pues de Dios se acuerda.

COSME           ¿Veslo,  
                cómo hay duende religioso?  


DON MANUEL      Muy tarde es; ve componiendo  
                las maletas y cojines, 
                y en una bolsa pon estos  
                 (Dale unos papeles.)

                papeles, que son el todo  
                a que vamos; que yo intento  
                en tanto dejar respuesta  
                a mi duende.
(Pónelos sobre una silla y DON MANUEL escribe.)
  
COSME           Aquí los quiero, 
                para que no se me olviden,  
                y estén a mano, ponerlos,  
                mientras me detengo un rato  
                solamente a decir esto:  
                ¿has creído ya que hay duendes?


DON MANUEL      ¡Qué disparate tan necio!  


COSME           ¿Esto es disparate? ¿Ves  
                tú mismo tantos efectos,  
                como venirse a tus manos  
                un regalo por el viento,  
                y aún dudas? Pero bien haces,  
                si a ti te va bien con eso;  
                mas déjame a mí, que yo,  
                que peor partido tengo,  
                lo crea. 


DON MANUEL      ¿De qué manera? 


COSME           Desta manera lo pruebo:  
                si nos revuelven la ropa,  
                te ríes mucho de verlo,  
                y yo soy quien la compone,  
                que no es trabajo pequeño. 
                Si a ti te dejan papeles,  
                y te llevan dos conceptos,  
                a mí me dejan carbones,  
                y se llevan mi dinero.  
                Si traen dulces, tú te huelgas
                como un padre de comerlos,  
                y yo ayuno como un puto,   
                pues ni los toco ni veo.  
                Si a ti te dan las camisas,  
                las valonas y pañuelos,  
                a mí los sustos me dan  
                de escucharlo y de saberlo.  
                Si cuando los dos venimos  
                aquí, casi a un mismo tiempo,  
                te dan a ti un azafate  
                tan aseado y compuesto,  
                a mí me da un mojicón,  
                en aquestos pestorejos,  
                tan descomunal y grande  
                que me hace escupir los sesos. 
                Para ti solo, señor,  
                es el gusto y el provecho;  
                para mí el susto y el daño;  
                y tiene el duende, en efecto,  
                para ti mano de lana,
                para mi mano de hierro.  
                Pues déjame que lo crea,  
                que se apura el sufrimiento  
                queriendo negarle a un hombre  
                lo que está pasando y viendo. 


DON MANUEL      Haz las maletas y vamos,  
                que allá en el cuarto te espero  
                de don Juan. 


COSME           Pues, ¿qué hay que hacer,  
                si allá vestido de negro  
                has de andar, y esto se hace
                con tomar un herreruelo?  


DON MANUEL      Deja cerrado y la llave  
                lleva, que si en este tiempo  
                hiciere falta, otra tiene  
                don Juan. Confuso me ausento 
                por no llevar ya sabido  
                esto, que ha de ser tan presto;  
                pero uno importa al honor  
                de mi casa y de mi aumento,  
                y otro solamente a un gusto;
                y así entre los dos extremos,  
                donde el honor es lo más,  
                todo lo demás es menos.  



 
(Vanse.)
(Salen DOÑA ÁNGELA, DOÑA BEATRIZ y ISABEL.)
  
DOÑA ÁNGELA     ¿Eso te ha sucedido?  


ISABEL          Ya todo el embeleco vi perdido, 
                porque si allí me viera,  
                fuerza, señora, fuera  
                el descubrirse todo;  
                pero en efecto me escapé del modo  
                que te dije. 


DOÑA ÁNGELA     Fue extraño  
                suceso. 


DOÑA BEATRIZ    Y ha de dar fuerza al engaño,  
                sin haber visto gente,  
                ver que dé un azafate y que se ausente.  


DOÑA ÁNGELA     Si tras desto consigo  
                que me vea del modo que te digo, 
                no dudo de que pierda  
                el juicio. 


DOÑA BEATRIZ    La atención más grave y cuerda  
                es fuerza que se espante,  
                Ángela, con suceso semejante;  
                porque querer llamalle, 
                sin saber dónde viene, y que se halle  
                luego con una dama,  
                tan hermosa, tan rica y de tal fama,  
                sin que sepa quién es, ni dónde vive,  
                (que esto es lo que tu ingenio te apercibe) 
                y haya, tapado y ciego,  
                de volver a salir y dudar luego,  
                ¿a quién no ha de admirar? 


DOÑA ÁNGELA     Todo advertido  
                está ya, y por estar tú aquí no ha sido  
                hoy la noche primera 
                que ha de venir a verme. 


DOÑA BEATRIZ    ¿No supiera  
                yo callar el suceso  
                de tu amor? 

DOÑA ÁNGELA     Que no, prima, no es por eso,  
                sino que estando en casa  
                tú, como a mis hermanos les abrasa 
                tu amor, no salen della,  
                adorando los rayos de tu estrella,  
                y fuera aventurarme,  
                no ausentándose ellos, empeñarme.
(Sale DON LUIS al paño.)
  
DON LUIS        ¡Oh cielos!, ¡quién pudiera  
                disimular su afecto!, ¡quién pusiera  
                límite al pensamiento,  
                freno a la voz y ley al sentimiento!  
                Pero ya que conmigo  
                tan poco puedo, que esto no consigo, 
                desde aquí he de ensayarme  
                a vencer mi pasión y reportarme.  


DOÑA BEATRIZ    Yo diré de qué suerte  
                se podrá disponer, para no hacerte  
                mal tercio, y para hallarme 
                aquí; porque sintiera el ausentarme,  
                sin que el efecto viera  
                que deseo. 


DOÑA ÁNGELA     Pues di, ¿de qué manera?  


DON LUIS        ¿Qué es lo que las dos tratan,  
                que de su mismo aliento se recatan?  


DOÑA BEATRIZ    Las dos publicaremos  
                que mi padre envió por mí, y haremos  
                la deshecha con modos,  
                que teniéndome ya por ida todos,  
                vuelva a quedarme en casa. 


DON LUIS        ¿Qué es esto, ¡cielos!, que en mi agravio pasa?  


DOÑA BEATRIZ    Y oculta con secreto,  
                sin estorbos podré ver el efecto...  


DON LUIS        ¿Qué es esto, cielo injusto?  


DOÑA BEATRIZ    ...que ha de ser para mí de tanto gusto. 


DOÑA ÁNGELA     Y luego, ¿qué diremos  
                de verte aquí otra vez? 


DOÑA BEATRIZ    Pues, ¿no tendremos  
                (¡qué mal eso te admira!)  
                ingenio para hacer otra mentira?  


DON LUIS        Sí tendréis. ¿Que esto escucho? 
                Con nuevas penas y tormentos lucho. 


DOÑA BEATRIZ    Con esto, sin testigos y en secreto,  
                deste notable amor veré el efecto;  
                pues, estando escondida  
                yo, y estando la casa recogida, 
                sin escándalo arguyo  
                que pasar pueda de su cuarto al tuyo.   


DON LUIS        Bien claramente infiero  
                (cobarde vivo, y atrevido muero)  
                su intención; más dichoso 
                mi hermano la merece: estoy celoso.  
                A darle se prefiere  
                la ocasión que desea, y así, quiere  
                que de su cuarto pase  
                sin que nadie lo sepa, y yo me abrase;  
                y porque sin testigos  
                se logren (¡oh enemigos!)  
                mintiendo mi sospecha,  
                quiere hacer conmigo la deshecha;  
                pues si esto es así, cielo, 
                para el estorbo de su amor apelo;  
                y cuando esté escondida,  
                buscando otra ocasión, con atrevida  
                resolución veré toda la casa  
                hasta hallarla; que el fuego que me abrasa 
                ya no tiene otro medio  
                que el estorbar: es último remedio  
                de un celoso. ¡Valedme, santos cielos,  
                que abrasado de amor muero de celos!  
                 (Vase.)



DOÑA ÁNGELA     Está bien prevenido, 
                y mañana diremos que te has ido.
(Sale DON JUAN.)
  
DON JUAN        Hermana; Beatriz, bella.  


DOÑA BEATRIZ    Ya te echábamos menos. 


DON JUAN        Si mi estrella  
                tantas dichas mejora,  
                que me eche menos vuestro sol, señora, 
                de mí mismo, envidioso,  
                tendré mi mismo bien por sospechoso;  
                que posible no ha sido  
                que os haya merecido  
                mi amor ese cuidado, 
                y así, de mí envidioso y envidiado,  
                tendré en tan dulce abismo,  
                yo, lástima y envidia de mí mismo.  


DOÑA BEATRIZ    Contradecir no quiero  
                argumento, don Juan, tan lisonjero; 
                que quien ha dilatado  
                tanto el venirme a ver y me ha olvidado,  
                ¿quién duda que estaría  
                bien divertido? Sí, y allí tendría  
                envidia a su ventura,
                y lástima perdiendo la hermosura  
                que tanto le divierte;  
                luego claro se prueba desta suerte,  
                con cierto silogismo,  
                la lástima y envidia de sí mismo. 


DON JUAN        Si no fuera ofenderme, y ofenderos,  
                intentara, Beatriz, satisfaceros  
                con deciros que he estado  
                con don Manuel, mi huésped, ocupado  
                agora en su partida, 
                porque se fue esta noche. 


DOÑA ÁNGELA     ¡Ay de mi vida!  


DON JUAN        ¿De qué, hermana, es el susto?  


DOÑA ÁNGELA     Sobresalta un placer como un disgusto.  


DON JUAN        Pésame que no sea  
                placer cumplido el que tu pecho vea, 
                pues volverá mañana.  


DOÑA ÁNGELA     Vuelva a vivir una esperanza vana. 
                 (Aparte.)

                Ya yo me había espantado, 
                que tan de paso nos venía el enfado,  
                que fue siempre importuno. 


DON JUAN        Yo no sospecho que te dé ninguno,  
                sino que tú y don Luis mostráis disgusto,  
                por ser cosa en que yo he tenido gusto.  


DOÑA ÁNGELA     No quiero responderte,  
                aunque tengo bien qué; y es por no hacerte 
                mal juego, siendo agora  
                tercero de tu amor, pues nadie ignora  
                que ejerce amor las flores de fullero  
                mano a mano, mejor que con tercero.  
                Vente, Isabel, conmigo,  
                que aquesta noche misma a traer me obligo  
                el retrato, pues puedo  
                pasar con más espacio y menos miedo;  
                tenme tú prevenida  
                una luz y en qué pueda ir escondida, 
                porque no ha de tener, contra mi fama,  
                quien me escribe, retrato de otra dama.  
  
(Vanse.)
 
DOÑA BEATRIZ    No creo que te debo  
                tantas finezas. 


DON JUAN        Los quilates pruebo  
                en su fe (porque es mucha) 
                en un discurso. 


DOÑA BEATRIZ    Dile. 
 
DON JUAN        Atiende, escucha.  
                Bella Beatriz, mi fe es tan verdadera,  
                mi amor tan firme, mi afición tan rara,  
                que aunque yo no quererte deseara,  
                contra mi mismo afecto te quisiera. 
                Estímate mi vida de manera  
                que, a poder olvidarte, te olvidara,  
                porque después por elección te amara;  
                fuera gusto mi amor, y no ley fuera.  
                Quien quiere a una mujer, porque no puede 
                olvidalla, no obliga con querella,  
                pues nada el albedrío la concede.  
                Yo no puedo olvidarte, Beatriz bella,  
                y siento el ver que tan ufana quede  
                con la vitoria de tu amor mi estrella. 


DOÑA BEATRIZ    Si la elección se debe al albedrío,  
                y la fuerza al impulso de una estrella,  
                voluntad más segura será aquella  
                que no viva sujeta a un desvarío.  
                Y así de tus finezas desconfío, 
                pues mi fe, que imposible atropella,  
                si viera a mi albedrío andar sin ella,  
                negara, vive el cielo, que era mío. 
                Pues aquel breve instante que gastara  
                en olvidar para volver a amarte, 
                sintiera que mi afecto me faltara.  
                Y huélgome de ver que no soy parte  
                para olvidarte, pues que no te amara  
                el rato que tratara de olvidarte.
(Vanse, y sale DON MANUEL tras COSME, que viene huyendo.)
  
DON MANUEL      Vive Dios, si no mirara...

COSME           Por eso miras.  

DON MANUEL      ... que fuera  
                infamia mía, que hiciera  
                un desatino.  

COSME           Repara  
                en que te he servido bien,  
                y un descuido no está en mano
                de un católico cristiano.   

DON MANUEL      ¿Quién ha de sufrirte, quién,  
                si lo que más importó,  
                y lo que más te he encargado,  
                es lo que más se ha olvidado? 


COSME           Pues por eso se olvidó,  
                por ser lo que me importaba,   
                que si importante no fuera,  
                en olvidarse, ¿qué hiciera?  
                Viven los cielos, que estaba 
                tan cuidadoso en traer  
                los papeles, que por eso  
                los puse aparte, y confieso  
                que el cuidado vino a ser  
                el mismo que me dañó; 
                pues si aparte no estuvieran,  
                con los demás se vinieran.  


DON MANUEL      Harto es que se te acordó  
                en la mitad del camino.  


COSME           Un gran cuidado llevaba, 
                sin saber que le causaba,  
                que le juzgué a desatino,  
                hasta que en el caso di,  
                y supe que era el cuidado  
                el habérseme olvidado
                los papeles. 


DON MANUEL      Di que allí  
                el mozo espere, teniendo  
                las mulas, porque también  
                llegar con ruido no es bien,  
                despertando a quien durmiendo 
                está ya; pues puedo entrar,  
                supuesto que llave tengo,  
                y el despacho por quien vengo,  
                sin ser sentido, sacar.  


COSME           Ya el mozo queda advertido; 
                mas considera, señor,  
                que sin luz es grande error  
                querer hallarlos, y ,el ruido,  
                excusarse no es posible,  
                porque, si luz no nos dan,
                en el cuarto de don Juan,  
                ¿cómo hemos de ver? 


DON MANUEL      Terrible  
                es tu enfado; ¿agora quieres  
                que le alborote y le llame?;  
                pues, ¿no sabrás, dime, infame, 
                que causa de todo eres,  
                por el tiento, dónde fue  
                donde quedaron? 


COSME           No es esa  
                la duda; que yo a la mesa  
                donde sé que los dejé, 
                iré a ciegas. 

DON MANUEL      Abre presto.  
 
COSME           Lo que a mi temor responde,  
                es que no sabré yo adónde  
                el duende los habrá puesto;  
                porque, ¿qué cosa he dejado, 
                que haya vuelto a hallarla yo  
                en la parte que quedó?  


DON MANUEL      Si los hubiere mudado,  
                luz entonces pediremos,  
                pero hasta verlo, no es bien 
                que alborotemos a quien  
                buen hospedaje debemos.
(Vanse, y salen por la alacena DOÑA ÁNGELA y ISABEL.)
  
DOÑA ÁNGELA     Isabel, pues recogida  
                está la casa, y es dueño  
                de los sentidos el sueño,
                ladrón de la media vida,  
                y sé que el huésped se ha ido,  
                robarle el retrato quiero,  
                que vi en el lance primero.  

ISABEL          Entra quedo y no hagas ruido. 


DOÑA ÁNGELA     Cierra tú por allá fuera,  
                y hasta venirme a avisar  
                no saldré yo, por no dar  
                en más riesgo. 


ISABEL          Aquí me espera. 



 
(Vase ISABEL, cierra la alacena, y salen como a escuras DON MANUEL y COSME.)

  
COSME           Ya está abierto. 


DON MANUEL      Pisa quedo, 
                que si aquí sienten rumor,  
                será alboroto mayor.  


COSME           ¿Creerasme que tengo miedo?  
                Este duende bien pudiera  
                tenernos luz encendida. 


DOÑA ÁNGELA     La luz que truje escondida,  
                porque de aquesta manera  
                no se viese, es tiempo ya  
                de descubrir.

(Ellos están apartados, y ella saca una luz de una linterna que trae cubierta.)
 
COSME           Nunca ha andado  
                el duende tan bien mandado;
                ¡qué presto la luz nos da!  
                Considera agora aquí  
                si te quiere bien el duende,  
                pues que para ti la enciende  
                y la apaga para mí. 


DON MANUEL      ¡Válgame el cielo!, ya es  
                esto sobre natural;  
                que traer con prisa tal  
                luz, no es obra humana. 


COSME           ¿Ves  
                cómo a confesar veniste 
                que es verdad? 


DON MANUEL      De mármol soy,  
                por volverme atrás estoy.  


COSME           Mortal eres, ya temiste.  


DOÑA ÁNGELA     Hacia aquí la mesa veo,  
                y con papeles está. 


COSME           Hacia la mesa se va.  


DON MANUEL      Vive Dios, que dudo y creo  
                una admiración tan nueva.  


COSME           ¿Ves cómo nos va guiando  
                lo que venimos buscando, 
                sin que veamos quién la lleva?  

(Saca la luz de la linterna, pónela en un candelero que habrá en la mesa, y toma una silla, y siéntase de espaldas a los dos.)
  
DOÑA ÁNGELA     Pongo aquí la luz y agora  
                la escribanía veré. 

DON MANUEL      Aguarda, que a los reflejos  
                de la luz todo se ve,
                y no vi en toda mi vida  
                tan soberana mujer.  
                ¡Válgame el cielo!, ¿qué es esto?  
                Hidras, a mi parecer,  
                son los prodigios, pues de uno 
                nacen mil; ¡cielos!, ¿qué haré?  

COSME           De espacio lo va tomando,  
                silla arrastra. 


DON MANUEL      Imagen es  
                de la más rara beldad  
                que el soberano pincel
                ha obrado. 


COSME           Así es verdad,  
                porque solo la hizo él.  


DON MANUEL      Más que la luz resplandecen  
                sus ojos. 


COSME           Lo cierto es,  
                que son sus ojos luceros
                del cielo de Lucifer.  


DON MANUEL      Cada cabello es un rayo  
                del sol. 

COSME           Hurtáronlos dél.  

DON MANUEL      Una estrella es cada rizo.  

COSME           Sí será; porque también 
                se las trujeron acá,  
                o una parte de las tres.  

DON MANUEL      No vi más rara hermosura.  

COSME           No dijeras eso a fe,  
                si el pie la vieras, porque estos 
                son malditos por el pie.  


DON MANUEL      Un asombro de belleza,  
                un ángel hermoso es.  


COSME           Es verdad, pero patudo.  

DON MANUEL      ¿Qué es esto que querrá hacer 
                con mis papeles? 

COSME           Yo apuesto,  
                que querrá mirar y ver  
                los que buscas, porque aquí  
                tengamos menos que hacer,  
                que es duende muy servicial.  

DON MANUEL      ¡Válgame el cielo!, ¿qué haré?  
                Nunca me he visto cobarde  
                sino sola aquesta vez.  

COSME           Yo sí, muchas.  

DON MANUEL      Y, calzado  
                de prisión de hielo el pie, 
                tengo el cabello erizado,  
                y cada suspiro es  
                para mi pecho un puñal,  
                para mi cuello un cordel;  
                mas, ¿yo he de tener temor? 
                ¡Vive el cielo, que he de ver  
                si sé vencer un encanto!  

                 (Llega y ásela.)     Ángel, demonio o mujer,  
                a fe que no has de librarte  
                de mis manos esta vez. 


DOÑA ÁNGELA     ¡Ay infelice de mí!,  
                fingida su ausencia fue:  
                más ha sabido que yo...  


COSME           De parte de Dios (aquí es  
                Troya del diablo) nos di... 


DOÑA ÁNGELA     ...mas yo disimularé.  


COSME           ¿Quién eres, y qué nos quieres?  

DOÑA ÁNGELA     Generoso don Manuel  
                Enríquez, a quien está  
                guardado un inmenso bien,
                no me toques, no me llegues,  
                que llegarás a perder  
                la mayor dicha que el cielo  
                te previno por merced  
                del hado, que te apadrina 
                por decretos de su ley.  
                Yo te escribí aquesta tarde,  
                en el último papel,   
                que nos veríamos presto,  
                y anteviendo aquesto fue; 
                y, pues cumplí mi palabra,  
                supuesto que ya me ves  
                en la más humana forma  
                que he podido elegir: ve  
                en paz, y déjame aquí, 
                porque aún cumplido no es  
                el tiempo en que mis sucesos  
                has de alcanzar y saber;  
                mañana los sabrás todos,  
                y mira que a nadie des 
                parte desto, si no quieres  
                una gran suerte perder.  
                Ve en paz. 


COSME           Pues que con la paz  
                nos convida, señor, ¿qué  
                esperamos? 


DON MANUEL      ¡Vive Dios, 
                que corrido de temer  
                vanos asombros estoy!  
                Y puesto que no los cree  
                mi valor, he de apurar  
                todo el caso de una vez. 
                Mujer, quien quiera que seas,  
                (que no tengo de creer  
                que eres otra cosa nunca)  
                vive Dios, que he de saber  
                quién eres, cómo has entrado 
                aquí, con qué fin y a qué.  
                Sin esperar a mañana,  
                esta dicha gozaré.  
                Si demonio, por demonio,  
                y si mujer, por mujer, 
                que a mi esfuerzo no le da  
                que recelar ni temer  
                tu amenaza, cuando fueras  
                demonio, aunque yo bien sé  
                que teniendo cuerpo tú, 
                demonio no puede ser,  
                sino mujer. 


COSME           Todo es uno.  


DOÑA ÁNGELA     No me toques, que a perder  
                echas una dicha. 


COSME           Dice  
                el señor diablo muy bien; 
                no la toques, pues no ha sido  
                harpa, laúd, ni rabel.  


DON MANUEL      Si eres espíritu, agora  
                con la espada lo veré,  
                pues aunque te hiera aquí, 
                no ha de poderte ofender.  


DOÑA ÁNGELA     ¡Ay de mí!, detén la espada,  
                sangriento, el brazo, detén,  
                que no es bien que des la muerte  
                a una infelice mujer. 
                Yo confieso que lo fui,  
                y aunque es delito el querer,  
                no delito que merezca  
                morir mal, por querer bien.  
                No manches pues, no desdores, 
                con mi sangre el rosicler  
                de ese acero. 


DON MANUEL      ¿Di quién eres?  


DOÑA ÁNGELA     Fuerza el decirlo ha de ser,  
                porque no puedo llevar  
                tan al fin como pensé 
                este amor, este deseo,  
                esta verdad y esta fe.  
                Pero estamos a peligro,  
                si nos oyen o nos ven,  
                de la muerte, porque soy 
                mucho más de lo que ves;  
                y así, es fuerza por quitar  
                estorbos que puede haber:  
                cerrad, señor, esa puerta,  
                y aun la del portal también, 
                porque no puedan ver luz,  
                si a caso vienen a ver  
                quién anda aquí. 


DON MANUEL      Alumbra, Cosme,  
                cerremos las puertas. ¿Ves 
                cómo es mujer y no duende? 


COSME           ¿Yo no lo dije también?  
 
(Vanse los dos.)
  
DOÑA ÁNGELA     Cerrada estoy por defuera;  
                ya, cielos, fuerza ha de ser  
                decir la verdad, supuesto  
                que me ha cerrado Isabel
                y que el huésped me ha cogido  
                aquí.



 
(Sale ISABEL a la alacena.)
  
ISABEL          ¡Ce, señora, ce!,  
                tu hermano por ti pregunta.  


DOÑA ÁNGELA     Bien sucede, echa el cancel  
                de la alacena; ¡ay amor, 
                la duda se queda en pie!  
 
(Vanse y cierran la alacena, y vuelven a salir DON MANUEL y COSME.)
  
DON MANUEL      Ya están cerradas las puertas:  
                proseguid, señora, haced  
                relación. Pero ¿qué es esto?,  
                ¿dónde está? 

COSME           Pues yo qué sé. 

DON MANUEL      ¿Si se ha entrado en el alcoba?  
                Ve delante. 

COSME           Yendo a pie  
                es, señor, descortesía  
                ir yo delante. 

DON MANUEL      Veré  
                todo el cuarto. Suelta, digo. 
 
(Toma la luz.)
  
COSME           Digo que suelto. 


DON MANUEL      Cruel  
                es mi suerte. 


COSME           Aun bien que agora  
                por la puerta no se fue.  


DON MANUEL      Pues, ¿por dónde pudo irse?  


COSME           Eso no alcanzo yo. Ves, 
                siempre te lo he dicho yo,  
                cómo es diablo y no mujer.  


DON MANUEL      Vive Dios que he de mirar  
                todo este cuarto, hasta ver  
                si debajo de los cuadros 
                rota está alguna pared;  
                si encubren estas alfombras  
                alguna cueva y también  
                las bovedillas del techo.  

COSME           Solamente aquí se ve 
                esta alacena. 

DON MANUEL      Por ella  
                no hay que dudar ni temer,  
                siempre compuesta de vidrios.  
                A mirar lo demás ven.  

COSME           Yo no soy nada mirón. 

DON MANUEL      Pues no tengo de creer  
                que es fantástica su forma,  
                puesto que llegó a temer  
                la muerte. 


COSME           También llegó  
                a adivinar y saber, 
                que a solo verla esta noche  
                habíamos de volver.  


DON MANUEL      Como sombra se mostró,  
                fantástica su luz fue,  
                pero como cosa humana 
                se dejó tocar y ver;  
                como mortal se temió,  
                receló como mujer,  
                como ilusión se deshizo,  
                como fantasma se fue. 
                Si doy la tienda al discurso,  
                no sé, vive Dios, no sé,  
                ni qué tengo de dudar,  
                ni qué tengo de creer.  

COSME           Yo sí. 

DON MANUEL      ¿Qué? 

COSME           Que es mujer diablo. 
                Pues que novedad no es,  
                pues la mujer es demonio  
                todo el año, que una vez  
                por desquitarse de tantas  
                sea el demonio mujer.
  (Vanse.)


Jornada III
Sale DON MANUEL como a escuras, guiándole ISABEL.
  
ISABEL          Espérame en esta sala,  
                luego saldrá a verte aquí  
                mi señora.
                 (Vase como cerrando.)

DON MANUEL      No está mala  
                la tramoya. ¿Cerró? Sí.  
                ¿Qué pena a mi pena iguala? 
                Yo volví del Escorial,  
                y este encanto peregrino,  
                este pasmo celestial,  
                que a traerme la luz vino  
                y me deja en duda igual, 
                me tiene escrito un papel,  
                diciendo muy tierna en él:  
                «Si os atrevéis a venir  
                a verme, habéis de salir  
                esta noche, con aquel 
                criado que os acompaña;  
                dos hombres esperarán  
                en el cementerio (extraña  
                parte) de San Sebastián,  
                y una silla». Y no me engaña,  
                en ella entré y discurrí  
                hasta que el tino perdí,  
                y al fin a un portal de horror,  
                lleno de sombra y temor,  
                solo y a escuras salí. 
                Aquí llegó una mujer  
                (al oír y al parecer)  
                y a escuras y por el tiento,   
                de aposento en aposento,  
                sin oír, hablar, ni ver, 
                me guio. Pero ya veo  
                luz; por el resquicio es  
                de una puerta. Tu deseo  
                lograste, amor, pues ya ves  
                la dama; aventuras leo.
                 (Acecha.)

                ¡Qué casa tan alhajada!  
                ¡Qué mujeres tan lucidas!  
                ¡Qué sala tan adornada!  
                ¡Qué damas tan bien prendidas!  
                ¡Qué beldad tan extremada! 


(Salen todas las mujeres con toallas y conservas y agua y, haciendo reverencia todas, sale DOÑA ÁNGELA ricamente vestida.)

DOÑA ÁNGELA     Pues presumen que eres ida  
                a tu casa mis hermanos,  
                quedándote aquí escondida,  
                los recelos serán vanos:  
                porque una vez recogida, 
                ya no habrá que temer nada.  


DOÑA BEATRIZ    ¿Y qué ha de ser mi papel?  


DOÑA ÁNGELA     Agora el de mi crïada,  
                luego el de ver, retirada,  
                lo que me pasa con él. 
                ¿Estaréis muy disgustado  
                de esperarme? 


DON MANUEL      No señora,  
                que quien espera al Aurora,  
                bien sabe que su cuidado  
                en las sombras sepultado 
                de la noche obscura y fría  
                ha de tener; y así, hacía  
                gusto el pensar que pasaba,  
                pues cuanto más le alargaba,  
                tanto más llamaba al día, 
                si bien no era menester  
                pasar noche tan obscura,  
                si el sol de vuestra hermosura  
                me había de amanecer;  
                que para resplandecer 
                vos, soberano arrebol,  
                la sombra ni el tornasol  
                de la noche no os había  
                de estorbar; que sois el día  
                que amanece sin el sol.  
                Huye la noche, señora,  
                y pasa a la dulce salva  
                que ilumina, mas no dora;  
                después el alba, la aurora,  
                de rayos y luz escasa, 
                dora, mas no abrasa. Pasa  
                la aurora, y tras su arrebol  
                pasa el sol, y solo el sol,  
                dora, ilumina y abrasa.  
                El Alba, para brillar, 
                quiso a la noche seguir;  
                la Aurora, para lucir,  
                al Alba quiso imitar;  
                el Sol, deidad singular,  
                a la Aurora desafía; 
                vos al Sol; luego la fría  
                noche no era menester,  
                si podéis amanecer  
                sol del sol después del día.  


DOÑA ÁNGELA     Aunque agradecer debiera 
                discurso tan cortesano,  
                quejarme quiero (no en vano)  
                de ofensa tan lisonjera;  
                pues no siendo esta la esfera,  
                a cuyo noble ardimiento 
                fatigas padece el viento,  
                sino un albergue piadoso,  
                os viene a hacer sospechoso  
                el mismo encarecimiento.   
                No soy alba, pues la risa 
                me falta en contento tanto;  
                ni aurora, pues que mi llanto  
                de mi dolor no os avisa.  
                No soy sol, pues no divisa  
                mi luz la verdad que adoro; 
                y así lo que soy ignoro,  
                que solo sé que no soy  
                alba, aurora o sol, pues hoy,  
                ni alumbro, río, ni lloro.  
                Y así os ruego que digáis, 
                señor don Manuel, de mí,  
                que una mujer soy y fui,  
                a quien vos solo obligáis  
                al extremo que miráis.  


DON MANUEL      Muy poco debe de ser; 
                pues aunque me llego a ver  
                aquí, os pudiera argüir,  
                que tengo más que sentir,  
                señora, que agradecer,  
                y así me doy por sentido.


DOÑA ÁNGELA     ¿Vos de mí sentido? 


DON MANUEL      Sí,  
                pues que no fiais de mí  
                quién sois. 


DOÑA ÁNGELA     Solamente os pido,  
                que eso no mandéis; que ha sido  
                imposible de contar. 
                Si queréis venirme a hablar,  
                con condición ha de ser  
                que no la habéis de saber,  
                ni lo habéis de preguntar;  
                porque para con vos hoy 
                una enigma a ser me ofrezco,  
                que ni soy lo que parezco,  
                ni parezco lo que soy.  
                Mientras encubierta estoy  
                podréis verme y podré veros; 
                porque si a satisfaceros  
                llegáis, y quien soy sabéis,  
                vos quererme no querréis,  
                aunque yo quiera quereros.  
                Pincel que lo muerto informa, 
                tal vez un cuadro previene,  
                que una forma a una luz tiene,  
                y a otra luz tiene otra forma.  
                Amor, que es pintor, conforma  
                dos luces, que en mí tenéis; 
                si hoy aquesta luz me veis,  
                y por eso me estimáis,  
                cuando a otra luz me veáis,  
                quizá me aborreceréis.  
                Lo que deciros me importa 
                es en cuanto haber creído  
                que de don Luis dama he sido;  
                y esta sospecha reporta  
                mi juramento, y la acorta.  
        

DON MANUEL      Pues, ¿qué, señora, os moviera 
                a encubriros dél? 


DOÑA ÁNGELA     Pudiera  
                ser tan principal mujer,  
                que tuviera qué perder  
                si don Luis me conociera.  


DON MANUEL      Pues, decidme solamente, 
                ¿cómo a mi casa pasáis?  


DOÑA ÁNGELA     Ni eso es tiempo que sepáis,  
                que es el mismo inconveniente.  

DOÑA BEATRIZ    Aquí entro yo lindamente.  
                Ya el agua y dulce está aquí; 
                Vuecelencia mire si...  

(Lleguen todas con toallas, vidrio y algunas cajas.)
 
DOÑA ÁNGELA     ¡Qué error y qué impertinencia!  
                Necia, ¿quién es Excelencia?  
                ¿Quieres engañar así  
                al señor don Manüel, 
                para que con eso crea  
                que yo gran señora sea?  

DOÑA BEATRIZ    Advierte... 

DON MANUEL      De mi cruel  
                duda salí con aquel  
                descuido; agora he creído, 
                que una gran señora ha sido,  
                que, por serlo, se encubrió,  
                y que con el oro vio  
                su secreto conseguido.  

 (Llama dentro DON JUAN y túrbanse todas.)
  
DON JUAN        Abre aquí, abre esta puerta. 

DOÑA ÁNGELA     ¡Ay cielos!, ¿qué ruido es este?  

ISABEL          Yo soy muerta. 

DOÑA BEATRIZ    Helada estoy  

DON MANUEL      ¿Aún no casan mis crueles  
                fortunas? ¡Válgame el cielo!  

DOÑA ÁNGELA     Señor, mi esposo es aqueste. 

DON MANUEL      ¿Qué he de hacer? 

DOÑA ÁNGELA     Fuerza es que os vais  
                a esconderos a un retrete;  
                Isabel, llévale tú,  
                hasta que oculto le dejes  
                en aquel cuarto que sabes 
                apartado, ya me entiendes.  

ISABEL          Vamos presto.
                 (Vase.)

DON JUAN        ¿No acabáis  
                de abrir la puerta? 

DON MANUEL      Valedme  
                cielos, que vida y honor  
                van jugadas a una suerte.
                  (Vase.)

DON JUAN        La puerta echaré en el suelo.  

DOÑA ÁNGELA     Retírate tú, pues puedes,  
                en esa cuadra, Beatriz;  
                no te hallen aquí.
 
(Sale DON JUAN.)

                ¿Qué quieres  
                a estas horas en mi cuarto, 
                que así a alborotarnos vienes?  


DON JUAN        Respóndeme tú primero,  
                Ángela, ¿qué traje es ese?   


DOÑA ÁNGELA     De mis penas y tristezas  
                es causa el mirarme siempre 
                llena de luto, y vestirme,  
                por ver si hay con qué me alegre,  
                estas galas. 


DON JUAN        No lo dudo;  
                que tristezas de mujeres  
                bien con galas se remedian, 
                bien con joyas convalecen,  
                si bien me parece que es  
                un cuidado impertinente.  


DOÑA ÁNGELA     ¿Qué importa que así me vista,  
                donde nadie llegue a verme? 


DON JUAN        Dime, ¿volviose Beatriz  
                a su casa? 


DOÑA ÁNGELA     Y cuerdamente  
                su padre, por mejor medio,  
                en paz su enojo convierte.  


DON JUAN        Yo no quise saber más, 
                para ir a ver si pudiese  
                verla y hablarla esta noche.  
                Quédate con Dios, y advierte  
                que ya no es tuyo ese traje. 
                      (Vase.)



DOÑA ÁNGELA     Vaya Dios contigo, y vete.
(Sale DOÑA BEATRIZ.)
Cierra esa puerta, Beatriz.


DOÑA BEATRIZ    Bien hemos salido deste  
                susto; a buscarme tu hermano  
                va. 


DOÑA ÁNGELA     Ya hasta que se sosiegue  
                más la casa, y don Manuel 
                vuelva de su cuarto a verme,  
                para ser menos sentidas,  
                entremos a este retrete.  


DOÑA BEATRIZ    Si esto te sucede, bien  
                te llaman la Dama Duende.
  
(Salen por el alacena DON MANUEL y ISABEL.)

  
ISABEL          Aquí has de quedarte; y mira  
                que no hagas ruido, que pueden
                sentirte. 


DON MANUEL      Un mármol seré.  


ISABEL          Quieran los cielos que acierte
                acertar, que estoy turbada.
                     (Vase.)

DON MANUEL      ¡Oh, a cuánto, cielos, se atreve  
                quien se atreve a entrar en parte 
                donde ni alcanza ni entiende  
                qué daños se le aperciben,  
                qué riesgos se le previenen!
                Venme aquí, a mí, en una casa  
                que dueño tan notable tiene  
                (de Excelencia por lo menos)  
                lleno de asombros crueles,  
                y tan lejos de la mía. 
                Pero, ¿qué es esto? Parece  
                que a esta parte alguna puerta  
                abren; sí, y ha entrado gente.  

(Sale COSME.)
 
COSME           Gracias a Dios que esta noche  
                entrar podré libremente 
                en mi aposento, sin miedo,  
                aunque sin luz salga y entre;  
                porque el duende mi señor,  
                puesto que a mi amo tiene,  
                ¿para qué me quiere a mí?
                Pero para algo me quiere.  
                 (Topa con DON MANUEL.)

                ¿Quién va?, ¿quién es? 


DON MANUEL      Calle, digo,  
                quien quiera que es, si no quiere  
                que le mate a puñaladas.  


COSME           No hablaré más que un pariente
                pobre en la casa del rico.  


DON MANUEL      Criado sin duda es este,  
                que a caso ha entrado hasta aquí;  
                dél informarme conviene  
                dónde estoy. Di, ¿qué casa 
                es esta y qué dueño tiene?  

 COSME           Señor, el dueño y la casa  
                son el diablo que me lleve,  
                porque aquí vive una dama,  
                que llaman la Dama Duende, 
                que es un demonio en figura  
                de mujer. 

DON MANUEL      Y tú, ¿quién eres?   

COSME           Soy un fámulo o criado,  
                soy un súbdito, un sirviente,  
                que sin qué, ni para qué, 
                estos encantos padece.  


DON MANUEL      Y, ¿quién es tu amo? 


COSME           Es  
                un loco, un impertinente,  
                un tonto, un simple, un menguado,  
                que por tal dama se pierde. 


DON MANUEL      Y ¿es su nombre? 


COSME           Don Manuel Enríquez.


DON MANUEL      ¡Jesús mil veces!  


COSME           Yo Cosme Catiboratos  
                me llamo. 


DON MANUEL      Cosme, ¿tú eres?  
                Pues, ¿cómo has entrado aquí? 
                Tu señor soy; dime, ¿vienes  
                siguiéndome tras la silla?,  
                ¿entraste tras mí a esconderte   
                también en este aposento?  


COSME           ¡Lindo desenfado es ese! 
                Dime, ¿cómo estás aquí?,  
                ¿no te fuiste muy valiente  
                solo donde te esperaban?;  
                pues, ¿cómo tan presto vuelves?  
                Y, ¿cómo, en fin, has entrado 
                aquí, trayendo yo siempre  
                la llave de aqueste cuarto?  


DON MANUEL      Pues dime, ¿qué cuarto es este?  

COSME           El tuyo o el del demonio.  


DON MANUEL      ¡Viven los cielos que mientes!, 
                porque lejos de mi casa,  
                y en casa bien diferente  
                estaba en aqueste instante.  

COSME           Pues cosas serán del duende,  
                sin duda, porque te he dicho 
                la verdad pura. 


DON MANUEL      Tú quieres  
                que pierda el juicio. 


COSME           ¿Hay más  
                de desengañarte? Vete  
                por esa puerta y saldrás  
                al portal, a donde puedes 
                desengañarte. 


DON MANUEL      Bien dices;  
                iré a examinarle y verle. 
                     (Vase.)

COSME           Señores, ¿cuándo saldremos  
                de tanto embuste aparente?  
 
(Sale ISABEL por la alacena.)
  
ISABEL          Volviose a salir don Juan;  
                y porque a saber no llegue  
                don Manuel a dónde está,  
                sacarle de aquí conviene.  
                Ce, señor, ce. 


COSME           Esto es peor;  
                ceáticas son estas ces. 


ISABEL          Ya mi señor recogido queda.  


COSME                (Aparte.)
                ¿Qué señor es este? 



 
(Sale DON MANUEL.)

  
DON MANUEL      Este es mi cuarto en efecto.  


ISABEL          ¿Eres tú? 


COSME           Sí, yo soy. 


ISABEL          Vente conmigo. 


DON MANUEL      Tú dices bien.  


ISABEL          No hay que temer; nada esperes.  


COSME           Señor, que el duende me lleva.  


(Llévale ISABEL.)
  
DON MANUEL      ¿No sabremos finalmente  
                de dónde nace este engaño? 
                ¿No respondes? ¡Qué necio eres!  
                ¡Cosme, Cosme! Vive el cielo,   
                que toco con las paredes;  
                ¿yo no hablaba aquí con él?,  
                ¿dónde se desaparece 
                tan presto?, ¿no estaba aquí?  
                Yo he de perder dignamente  
                el juicio, mas, pues es fuerza  
                que aquí otro cualquiera entre,  
                he de averiguar por dónde; 
                porque tengo de esconderme  
                en esta alcoba, y estar  
                esperando atentamente,  
                hasta averiguar quién es  
                esta hermosa Dama Duende. 

(Vase y salen todas las mujeres, una con luces y otra con algunas cajas y otra con un vidrio de agua.)

  
DOÑA ÁNGELA     Pues a buscarte ha salido  
                mi hermano, y pues Isabel  
                a su mismo cuarto ha ido  
                a traer a don Manuel,  
                esté todo apercibido:  
                halle, cuando llegue aquí,  
                la colación prevenida;  
                todas le esperad así.  


DOÑA BEATRIZ    No he visto en toda mi vida  
                igual cuento. 
 
DOÑA ÁNGELA     ¿Viene? 

CRIADA          Sí, que ya siento sus pisadas.  

(Sale ISABEL trayendo a COSME de la mano.)
 
COSME           Triste de mí, ¿dónde voy?  
                Ya estas son burlas pesadas;  
                mas no, pues mirando estoy  
                bellezas tan extremadas. 
                ¿Yo soy Cosme o Amadís?  
                ¿Soy Cosmico o Belianís?  


ISABEL          Ya viene aquí. Mas, ¿qué veo?  
                ¡Señor! 


COSME           Ya mi engaño creo,  
                pues tengo el alma en un tris. 


DOÑA ÁNGELA     ¿Qué es esto, Isabel? 


ISABEL          Señora,  
                donde a don Manuel dejé,  
                volviendo por él agora  
                a su criado encontré.  


DOÑA BEATRIZ    Mal tu descuido se dora. 


ISABEL          Está sin luz. 


DOÑA ÁNGELA     ¡Ay de mí!  
                Todo está ya declarado.  


DOÑA BEATRIZ    Más vale engañarle así:  
                Cosme. 

COSME           Damiana. 

DOÑA BEATRIZ    A este lado llegad. 

COSME           Bien estoy aquí.


DOÑA ÁNGELA     Llegad, no tengáis temor.  


COSME           ¿Un hombre de mi valor,  
                temor? 

DOÑA ÁNGELA     Pues, ¿qué es no llegar?  


COSME             (Aparte y lléguese a ellas.)

                Ya no se puede excusar,  
                en llegando al pundonor;
                respeto no puede ser,  
                sin ser espanto ni miedo,  
                porque al mismo Lucifer  
                temerle muy poco puedo;  
                en hábito de mujer 
                alguna vez lo intentó,  
                y para el ardid que fragua,  
                cota y nagua se vistió  
                (que esto de cotilla y nagua  
                el demonio lo inventó)
                en forma de una doncella,  
                aseada, rica y bella,  
                a un pastor se apareció,  
                y él, así como la vio,  
                se encendió en amores della; 
                gozó a la diabla y después  
                con su forma horrible y fea  
                le dijo a voces: «¿No ves,  
                mísero de ti, cuál sea  
                desde el copete a los pies 
                la hermosura que has amado?  
                Desespera, pues has sido  
                agresor de tal pecado».  
                Y él, menos arrepentido  
                que antes de haberla gozado, 
                le dijo: «Si pretendiste,  
                ¡oh sombra fingida y vana!,  
                que desesperase un triste,  
                vente por acá mañana  
                en la forma que trujiste; 
                verasme amante y cortés,  
                no menos que antes, después,  
                y aguardarte en testimonio  
                de que aun horrible no es  
                en traje de hembra un demonio». 


DOÑA ÁNGELA     Volved en vos, y tomad  
                una conserva y bebed,  
                que los sustos causan sed.  

COSME           Yo no la tengo. 


DOÑA BEATRIZ    Llegad;  
                que habéis de volver, mirad, 
                doscientas leguas de aquí.  
 
COSME           Cielos, ¿qué oigo? 

DOÑA ÁNGELA     ¿Llaman? 


DOÑA BEATRIZ    Sí.  


ISABEL          ¡Hay tormento más cruel!  


DOÑA ÁNGELA     ¡Ay de mí triste! 


DON LUIS           (Dentro.)
                Isabel.  


DOÑA BEATRIZ    ¡Válgame el cielo! 

DON LUIS          (Dentro.)
                Abre aquí. 

DOÑA ÁNGELA     Para cada susto tengo  
                un hermano. 

ISABEL          Trance fuerte.  
  
DOÑA BEATRIZ    Yo me escondo.
                    (Vase.)

COSME           Este, sin duda,  
                es el verdadero duende.  

ISABEL          Vente conmigo 


COSME           Sí haré.

 
(Vanse.)


(Sale DON LUIS.)
  
DOÑA ÁNGELA     ¿Qué es lo que en mi cuarto quieres?  


DON LUIS        Pesares míos me traen  
                a estorbar otros placeres:  
                vi ya tarde en ese cuarto  
                una silla, donde vuelve 
                Beatriz, y vi que mi hermano  
                entró. 


DOÑA ÁNGELA     Y en fin, ¿qué pretendes?  


DON LUIS        Como pisa sobre el mío,  
                me pareció que había gente,  
                y para desengañarme, 
                solo he de mirarle y verle.  
                 (Alza una antepuerta y topa con BEATRIZ.)

                Beatriz, ¿aquí estás? 


DOÑA BEATRIZ    Aquí  
                estoy; que hube de volverme,  
                porque al disgusto volvió  
                mi padre, enojado siempre. 


DON LUIS        Turbadas estáis las dos;  
                ¿qué notable estrago es este  
                de platos, dulces y vidrios?  


DOÑA ÁNGELA     ¿Para qué informarte quieres  
                de lo que, en estando a solas,  
                se entretienen las mujeres?  

(Hacen ruido en la alacena ISABEL y COSME.)
 
DON LUIS        Y aquel ruido, ¿qué es? 


DOÑA ÁNGELA     Yo muero.  

DON LUIS        Vive Dios que allí anda gente;  
                ya no puede ser mi hermano  
                quien se guarda desta suerte.
                (Aparta la alacena para entrar con luz.)

                ¡Ay de mí, cielos piadosos!;  
                que queriendo neciamente  
                estorbar aquí los celos  
                que amor en mi pecho enciende,  
                celos de honor averiguo;  
                luz tomaré, aunque impudente,  
                pues todo se halla con luz,  
                y el honor con luz se pierde.  
                   (Vase.)



DOÑA ÁNGELA     ¡Ay Beatriz, perdidas somos  
                si le topa! 


DOÑA BEATRIZ    Si le tiene 
                en su cuarto ya Isabel,  
                en vano dudas y temes,  
                pues te asegura el secreto  
                de la alacena. 


DOÑA ÁNGELA     ¿Y si fuese  
                tal mi desdicha, que allí 
                con la turbación no hubiese  
                cerrado bien Isabel,  
                y él entrase allá? 


DOÑA BEATRIZ    Ponerte  
                en salvo será importante.  


DOÑA ÁNGELA     De tu padre iré a valerme, 
                como él se valió de mí,  
                porque trocada la suerte,  
                si a ti te trujo un pesar,  
                a mí otro pesar me lleve.  

 (Salen por el alacena ISABEL y COSME y por otra parte DON MANUEL.)
  
ISABEL          Entra presto.
                   (Vase.)

DON MANUEL      Ya otra vez 
                en la cuadra siento gente.  

 (Sale DON LUIS con luz.)
  
DON LUIS        Yo vi un hombre, ¡vive Dios!  


COSME           Malo es esto. 


DON LUIS        ¿Cómo tienen  
                desviada esta alacena?  


COSME           Ya se ve luz; un bufete 
                que he topado aquí me valga.  
                  (Escóndese.)



DON MANUEL      Esto ha de ser desta suerte. 
                  (Echa mano.)

DON LUIS        ¿Don Manuel? 


DON MANUEL      Don Luis, ¿qué es esto?,  
                ¿quién vio confusión más fuerte?  


COSME           ¡Oigan por dónde se entró!;
                decirlo quise mil veces.  


DON LUIS        Mal caballero, villano,  
                traidor, fementido huésped,  
                que al honor de quien te estima,  
                te ampara, te favorece, 
                sin recato te aventuras  
                y sin decoro te atreves,  
                esgrime ese infame acero.  


DON MANUEL      Solo para defenderme  
                le esgrimiré, tan confuso 
                de oírte, escucharte y verte,  
                de oírme, verme y escucharme,  
                que aunque a matarme te ofreces,  
                no podrás, porque mi vida,  
                hecha a prueba de crueles
                fortunas, es inmortal;  
                ni podrás, aunque lo intentes,  
                darme la muerte, supuesto  
                que el dolor no me da muerte;  
                que, aunque eres valiente tú, 
                es el dolor más valiente.  


DON LUIS        No con razones me venzas,  
                sino con obras. 


DON MANUEL      Detente  
                solo hasta pensar si puedo,  
                don Lüis, satisfacerte.


DON LUIS        ¿Qué satisfaciones hay,   
                si así agraviarme pretendes?  
                Si en el cuarto de esta fiera,  
                por ese cuarto que tienes,  
                entras, ¿hay satisfaciones
                a tanto agravio? 


DON MANUEL      Mil veces   
                rompa esa espada mi pecho,  
                don Luis, si eternamente  
                supe desta puerta o supe  
                que paso a otro cuarto tiene. 


DON LUIS        Pues, ¿qué haces aquí encerrado  
                sin luz? 


DON MANUEL      ¿Qué he de responderle?  
                Un criado espero. 


DON LUIS        Cuando  
                yo te he visto esconder, ¿quieres  
                que mientan mis ojos? 


DON MANUEL      Sí, 
                que ellos engaños padecen  
                más que otro sentido. 


DON LUIS        Y cuando  
                los ojos mientan, ¿pretendes  
                que también mienta el oído?  


DON MANUEL      También. 


DON LUIS        Todos al fin mienten;
                tú solo dices verdad,  
                y eres tú solo el que... 


DON MANUEL      Tente,  
                porque aun antes que lo digas,  
                que lo imagines y pienses,  
                te habré quitado la vida; 
                y ya arrestada la suerte,  
                primero soy yo, perdonen  
                de amistad honrosas leyes.  
                Y pues ya es fuerza reñir,  
                riñamos como se debe:
                parte entre los dos la luz,  
                que nos alumbre igualmente.  
                Cierra después esa puerta  
                por donde entraste imprudente,  
                mientras que yo cierro estotra, 
                y agora en el suelo se eche  
                la llave, para que salga  
                el que con la vida quede.  


DON LUIS        Yo cerraré la alacena  
                por aquí con un bufete,
                porque no puedan abrirla  
                por allá, cuando lo intenten.  

 (Topa con COSME.)
  
COSME           Descubriose la tramoya.  

DON LUIS        ¿Quién está aquí? 

DON MANUEL      Dura suerte  
                es la mía. 

COSME           No está nadie. 

DON LUIS        Dime, don Manuel, ¿es este  
                el criado que esperabas?  

DON MANUEL      ¡Ya no es tiempo de hablar esto!  
                Yo sé que tengo razón;  
                creed de mí lo que quisiereis, 
                que con la espada en la mano  
                solo ha de vivir quien vence.  


DON LUIS        Ea pues, reñid los dos,  
                ¿qué esperáis? 


DON MANUEL      Mucho me ofendes,  
                si eso presumes de mí; 
                pensando estoy qué ha de hacerse   
                del criado; porque echarle,  
                es envïar quien lo cuente,  
                y tenerle aquí, ventaja,  
                pues es cierto ha de ponerse 
                a mi lado. 


COSME           No haré tal,  
                si es ese el inconveniente.  


DON LUIS        Puerta tiene aquesa alcoba,  
                y como en ella se cierre,  
                quedaremos más iguales. 


DON MANUEL      Dices bien, entra a esconderte.  


COSME           Para que yo riña, haced  
                diligencias tan urgentes;  
                que para que yo no riña,  
                cuidado escusado es ese. 
                    (Vase.)

DON MANUEL      Ya estamos solos los dos.  

(Riñen.)
  
DON LUIS        Pues nuestro duelo comience.  


DON MANUEL      No vi más templado pulso.  
                    (Desguarnécese la espada.)

DON LUIS        No vi pujanza más fuerte;  
                sin armas estoy; mi espada 
                se desarma y desguarnece.  


DON MANUEL      No es defecto de valor;  
                de la fortuna accidente.  
                Sí, busca otra espada, pues.  


DON LUIS        Eres cortés y valiente.
                   (Aparte.)

                Fortuna, ¿qué debo hacer  
                en una ocasión tan fuerte,  
                pues, cuando el honor me quita,  
                me da la vida y me vence?  
                Yo he de buscar ocasión 
                verdadera, o aparente,  
                para que pueda en tal duda  
                pensar lo que debe hacerse.  


DON MANUEL      ¿No vas por la espada? 

DON LUIS        Sí;  
                y como a que venga esperes, 
                presto volveré con ella.  

DON MANUEL      Presto o tarde, aquí estoy siempre.  

DON LUIS        A Dios don Manuel, que os guarde. 
                       (Vase.)

DON MANUEL      A Dios, que con bien os lleve.  
                Cierro la puerta, y la llave 
                quito porque no se eche  
                de ver que está gente aquí.  
                ¡Qué confusos pareceres  
                mi pensamiento combaten  
                y mi discurso revuelven! 
                ¡Qué bien predije que había  
                puerta que paso la hiciese,  
                y que era de don Luis dama!  
                Todo en efecto sucede  
                como yo lo imaginé; 
                mas, ¿cuándo desdichas mienten? 


(Asómase COSME en lo alto.)
  
COSME           ¡Ah señor!, por vida tuya,  
                que lo que solo estuvieres  
                me eches allá, porque temo  
                que venga a buscarme el duende 
                con sus dares y tomares,  
                con sus dimes y diretes,  
                en un retrete que apenas  
                se divisan las paredes.  


DON MANUEL      Yo te abriré, porque estoy
                tan rendido a los desdenes  
                del discurso, que no hay  
                cosa que más me atormente. 

 (Vase, y salen DON JUAN y DOÑA ÁNGELA con manto y sin chapines.)
  
DON JUAN        Aquí quedarás en tanto  
                que me informe y me aconseje 
                de la causa que a estas horas  
                te ha sacado desta suerte  
                de casa; porque no quiero  
                que en tu cuarto, ingrata, entres,  
                por informarme sin ti 
                de lo que a ti te sucede.  
                   (Aparte.)

                De don Manuel en el cuarto  
                la dejo, y por si él viniere,  
                pondré a la puerta un criado  
                que le diga que no entre. 
                      (Vase.)

DOÑA ÁNGELA     ¡Ay infelice de mí!,  
                unas a otras suceden  
                mis desdichas; ¡muerta soy!  

 (Salen DON MANUEL y COSME.)
  
COSME           Salgamos presto. 

DON MANUEL      ¿Qué temes?  

COSME           Que es demonio esta mujer, 
                y que aun allí no me deje.  


DON MANUEL      Si ya sabemos quién es,  
                y en una puerta un bufete,  
                y en otra la llave está:  
                ¿por dónde quieres que entre? 


COSME           Por donde se le antojare.  


DON MANUEL      Necio estás. 


COSME           ¡Jesús mil veces!  


DON MANUEL      ¿Por qué es eso? 


COSME           El verbi gratia  
                encaja aquí lindamente.  


DON MANUEL      ¿Eres ilusión o sombra, 
                mujer que a matarme vienes?  
                Pues, ¿cómo has entrado aquí?  


DOÑA ÁNGELA     Don Manuel. 


DON MANUEL      Di. 


DOÑA ÁNGELA     Escucha, atiende.  
                Llamó don Luis turbado,  
                entró atrevido, reportose osado, 
                prevínose prudente,  
                pensó discreto y resistió valiente;  
                miró la casa ciego,  
                recorriola advertido, hallote, y luego  
                ruido de cuchilladas 
                habló, siendo las lenguas las espadas.  
                Yo, viendo que era fuerza  
                que dos hombres cerrados, a quien fuerza  
                su valor y su agravio,  
                retórico el acero, mudo el labio,
                no acaban de otra suerte  
                que con solo una vida y una muerte,  
                sin ser vida ni alma,  
                mi casa dejo, y a la obscura calma  
                de la tiniebla fría, 
                pálida imagen de la dicha mía,  
                a caminar empiezo;  
                aquí yerro, aquí caigo, aquí tropiezo  
                y torpes  mis sentidos,  
                prisión hallan de seda mis vestidos; 
                sola, triste y turbada,  
                llego de mi discurso mal guiada  
                al umbral de una esfera  
                que fue mi cárcel, cuando ser debiera  
                mi puerto o mi sagrado,
                (mas, ¿dónde le ha de hallar un desdichado?);  
                estaba a sus umbrales  
                (como eslabona el cielo nuestros males)  
                don Juan, don Juan mi hermano...  
                (que ya resisto, ya defiendo en vano
                decir quién soy, supuesto  
                que el haberlo callado nos ha puesto  
                en riesgo tan extraño).  
                (¿Quién creerá que el callar me ha hecho daño,  
                siendo mujer? Y es cierto,
                siendo mujer, que por callar me he muerto).  
                En fin, él esperando  
                a esta puerta estaba, ¡ay cielo!, cuando  
                yo a sus umbrales llego,  
                hecha volcán de nieve, alpe de fuego; 
                él, a la luz escasa  
                con que la luna mansamente abrasa,  
                vio brillar los adornos de mi pecho,  
                (no es la primer traición que nos ha hecho)  
                y escuchó de las ropas el ruido, 
                (no es la primera que nos han vendido);  
                pensó que era su dama,  
                y llegó mariposa de su llama  
                para abrasarse en ella,  
                y hallome a mí por sombra de su estrella.
                ¿Quién de un galán creyera  
                que buscando sus celos conociera  
                tan contrarios los cielos,  
                que ya se contentara con sus celos?  
                Quiso hablarme y no pudo,
                que siempre ha sido el sentimiento mudo;  
                en fin en tristes voces,  
                que mal formadas anegó veloces  
                desde la lengua al labio,  
                la causa solicita de su agravio. 
                Yo responderle intento,  
                ya he dicho cómo es mudo el sentimiento,  
                y aunque quise no pude,  
                que mal al miedo la razón acude,  
                si bien busqué colores a mi culpa; 
                mas cuando anda a buscarse la disculpa,  
                o tarde o nunca llega;  
                más el delito afirma que le niega.  
                «Ven -dijo- hermana fiera,  
                de nuestro antiguo honor mancha primera; 
                dejarete encerrada  
                donde segura estés, y retirada,  
                hasta que cuerdo y sabio  
                de la ocasión me informe de mi agravio».  
                Entré donde los cielos
                mejoraron con verte mis desvelos.  
                Por haberte querido,  
                fingida sombra de mi casa he sido;  
                por haberte estimado,  
                sepulcro vivo fui de mi cuidado; 
                porque no te quisiera,  
                quien el respeto a tu valor perdiera;  
                porque no te estimara,  
                quien su traición dijera cara a cara.  
                Mi intento fue el quererte, 
                mi fin amarte, mi temor perderte,  
                mi miedo asegurarte,  
                mi vida obedecerte, mi alma amarte,  
                mi deseo servirte  
                y mi llanto, en efecto, persuadirte
                que mi daño repares,  
                que me valgas, me ayudes y me ampares.  


DON MANUEL      Hidras parecen las desdichas mías,   
                al renacer de sus cenizas frías.  
                ¿Qué haré en tan ciego abismo, 
                humano laberinto de mí mismo?  
                Hermana es de don Luis, cuando creía  
                que era dama; si tanto, ¡ay Dios!, sentía  
                ofendelle en el gusto,  
                ¿qué será en el honor? ¡Tormento justo! 
                Su hermana es; si pretendo  
                librarla y con mi sangre la defiendo,  
                remitiendo a mi acero su disculpa,  
                es ya mayor mi culpa,  
                pues es decir que he sido
                traidor y que a su casa he ofendido,  
                pues en ella me halla;  
                pues querer disculparme con culpalla,  
                es decir que ella tiene  
                la culpa, y a mi honor no le conviene. 
                Pues, ¿qué es lo que pretendo?  
                Si es hacerme traidor, si la defiendo;  
                si la dejo, villano;  
                si la guardo, mal huésped; inhumano,  
                si a su hermano la entrego; 
                soy mal amigo, si a aguardarla llego;  
                ingrato, si la libro, a un noble trato,  
                y si la dejo, a un noble amor, ingrato.  
                Pues de cualquier manera  
                mal puesto he de quedar, matando muera. 
                No receles, señora;  
                noble soy y conmigo estás ahora.  

 COSME           La puerta abren. 

DON MANUEL      Nada temas,  
                pues que mi valor te guarda.  

DOÑA ÁNGELA     Mi hermano es. 

DON MANUEL      Segura estás; 
                ponte luego a mis espaldas.  
 
(Sale DON LUIS.)

  
DON LUIS        Ya vuelvo. Pero, ¿qué miro?  
                ¡Traidora!
                    (Amenázala.)



DON MANUEL       Tened la espada,  
                 señor don Luis. Yo os he estado  
                 esperando en esta sala 
                 desde que os fuisteis, y aquí   
                 (sin saber cómo) esta dama  
                 entró, que es hermana vuestra,  
                 (según dice); que palabra  
                 os doy como caballero 
                 que no la conozco; y basta  
                 decir que engañado pude,  
                 sin saber a quién, hablarla.  
                 Yo la he de poner en salvo,  
                 a riesgo de vida y alma,
                 de suerte que nuestro duelo,  
                 que había a puerta cerrada   
                 de acabarse entre los dos,  
                 a ser escándalo pasa.  
                 En habiéndola librado, 
                 yo volveré a la demanda  
                 de nuestra pendencia y, pues  
                 en quien sustenta su fama,  
                 espada y honor han sido  
                 armas de más importancia, 
                 dejadme ir vos por honor,  
                 pues yo os dejé ir por espada.  


DON LUIS         Yo fui por ella, mas solo  
                 para volver a postrarla  
                 a vuestros pies; y cumpliendo 
                 con la obligación pasada  
                 en que entonces me pusisteis,  
                 pues que me dais nueva causa,  
                 puedo ya reñir de nuevo.  
                 Esa mujer es mi hermana:

                 no la ha de llevar ninguno  
                 a mis ojos, de su casa,  
                 sin ser su marido; así,  
                 si os empeñáis a llevarla,  
                 con la mano podrá ser,
                 pues con aquesa palabra  
                 podéis llevarla y volver,  
                 si queréis, a la demanda.  


DON MANUEL       Volveré; pero advertido  
                 de tu prudencia y constancia, 
                 a solo echarme a esos pies.  


DON LUIS         Alza del suelo, levanta.  


DON MANUEL       Y para cumplir mejor  
                 con la obligación jurada,  
                 a tu hermana doy la mano. 



 
(Salen por una puerta DOÑA BEATRIZ y ISABEL, y por otra DON JUAN.)

  
DON JUAN         Si solo el padrino falta,  
                 aquí estoy yo; que viniendo  
                 a donde dejé a mi hermana,  
                 el oíros me detuvo  
                 no salir a las desgracias, 
                 como he salido a los gustos.  


DOÑA BEATRIZ     Y pues con ellos se acaban,  
                 no se acaban sin terceros.  


DON JUAN         Pues, ¿tú, Beatriz, en mi casa?  


DOÑA BEATRIZ     Nunca salí della; luego 
                 te podré decir la causa.  


DON JUAN         Logremos esta ocasión,  
                 pues tan a voces nos llama.  


COSME            Gracias a Dios, que ya el duende  
                 se declaró. Dime, ¿estaba borracho? 


DON MANUEL       Si no lo estás,  
                 hoy con Isabel te casas.  


COSME            Para estarlo fuera eso,  
                 mas no puedo. 

ISABEL           ¿Por qué causa?  

COSME            Por no malograr el tiempo 
                 que en estas cosas se gasta,  
                 pudiéndolo aprovechar  
                 en pedir de nuestras faltas  
                 perdón; humilde el autor  
                 os le pide a vuestras plantas.

 -  FIN - 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja

Viéndolo así, Jesús dijo: «¡Qué difícil será para los ricos entrar en el Reino de Dios! Sí, es más fácil que un camello pase por el oj...

– Contra hidalguía en verso -dijo el Diablillo- no hay olvido ni cancillería que baste, ni hay más que desear en el mundo que ser hidalgo en consonantes. (Luis Vélez de Guevara – 1641)

La Corona de Uganda

La Corona de Uganda

Seguidores

Páginas vistas en total

Mi lista de blogs