Versos pésimos.


Construí lo que no debí construir,
soñé lo que no debí soñar,
amé lo que jamás debí amar.

Y por un instante fui feliz.
Y por un momento pude reír.

Quise construir un mundo mejor,
quise soñar de nuevo con Dios,
quise dar al hombre libertad.

Y mis palabras hechiceras
conjugaron verbos remotos,
engalanaron versos rotos
y pensaba que eran hermosos

Y por un instante fui feliz
Y por un momento pude reír.

Mas llegaron los editores
y con ellos distribuidores,
políticamente correctos,
literariamente perfectos,
quedándome sin argumentos
ante tan augustos censores
de palabras y sentimientos.

Y por un instante fui feliz.
Y por un momento pude reír.

Sin dilaciones me juzgaron
por infame literatura,
pues en ediciones no valen
tus querencias ni aspiraciones.
Solo aquello que ellos recauden,
tan solo aquello que ellos ganen.

Y mi locura condenaron
al mayor de los ostracismos,
al silencio de los silencios,
al abandono abandonado
del naufrago que derrotado
se hunde en los oscuros abismos.

Y por un instante fui feliz.
Y por un momento pude reír.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diablo y discípulo llegaron a...

De esta forma llegaron a Valencia, enseña del Mediterráneo, madre adoptiva de Rodrigo Díaz de Vivar, rosa perfumada de Levante y orgull...

– Contra hidalguía en verso -dijo el Diablillo- no hay olvido ni cancillería que baste, ni hay más que desear en el mundo que ser hidalgo en consonantes. (Luis Vélez de Guevara – 1641)

La Corona de Uganda

La Corona de Uganda

Seguidores

Páginas vistas en total

Mi lista de blogs