Me iré en silencio,
con la tranquilidad
de que el otoño
no sea el vacio,
ni el final, ni el fondo,
sino un nuevo empezar
de mi felicidad.

Pues todo depende
de cómo lo quieras mirar,
vaso lleno, vaso vacío,
pesada broma
de un tiempo perdido.

Para ti acaba,
para mí empieza,
a mí me abraza,
en ti tropieza.

Ven a mi lado
y llena las manos,
de vida y despertar. (Miguel Navarro)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diablo y discípulo llegaron a...

De esta forma llegaron a Valencia, enseña del Mediterráneo, madre adoptiva de Rodrigo Díaz de Vivar, rosa perfumada de Levante y orgull...

– Contra hidalguía en verso -dijo el Diablillo- no hay olvido ni cancillería que baste, ni hay más que desear en el mundo que ser hidalgo en consonantes. (Luis Vélez de Guevara – 1641)

La Corona de Uganda

La Corona de Uganda

Seguidores

Páginas vistas en total

Mi lista de blogs