A una melancolía - Fabián de Cucalón (¿?-1617)

Cuando gozaba mi dichosa suerte,
olvidado de penas y de enojos,
por ver alegres tus divinos ojos,
 gloria que en pena ahora se convierte.

Gozaba bienes solamente en verte,
mas como son mudables tus antojos,
ofreciendo a la muerte mis despojos,
se convirtió mi vida en triste muerte.

Feneció la esperanza de mi vida,
mas eres tan mudable, que confío
que vivirá de nuevo mi esperanza,

pues veo en tu costumbre endurecida,
que es breve y fácil el tormento mío,
pues está su remedio en tu mudanza.


Fabián de Cucalón, miembro de la Academia de los Nocturnos de Valencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja

Viéndolo así, Jesús dijo: «¡Qué difícil será para los ricos entrar en el Reino de Dios! Sí, es más fácil que un camello pase por el oj...

– Contra hidalguía en verso -dijo el Diablillo- no hay olvido ni cancillería que baste, ni hay más que desear en el mundo que ser hidalgo en consonantes. (Luis Vélez de Guevara – 1641)

La Corona de Uganda

La Corona de Uganda

Seguidores

Páginas vistas en total

Mi lista de blogs