Bienaventuranzas.


Bienaventurado el sol de la mañana,
que alegra mis días
y olvida mis penas.

Bienaventurados los ojos azules,
que me atrapan en sus encantos,
y me ayudan en mis trabajos.

Bienaventurado el sol del mediodía,
que mis fuerzas renueva
y la esperanza eleva.

Bienaventurada la primavera,
que mi corazón sana
y me fe repara.

Bienaventuradas sean las flores del campo,
que rebosantes de rubor
nos regalan su canto.

Bienaventurados los sueños perdidos,
hallados y recuperados,
escondidos en el bolsillo.

Bienaventuradas las palabras rotas,
que llenas de amargura
nos devuelven la cordura.

Bienaventuradas las aves del cielo
que rompen el firmamento
sin penas ni lamentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diablo y discípulo llegaron a...

De esta forma llegaron a Valencia, enseña del Mediterráneo, madre adoptiva de Rodrigo Díaz de Vivar, rosa perfumada de Levante y orgull...

– Contra hidalguía en verso -dijo el Diablillo- no hay olvido ni cancillería que baste, ni hay más que desear en el mundo que ser hidalgo en consonantes. (Luis Vélez de Guevara – 1641)

La Corona de Uganda

La Corona de Uganda

Seguidores

Páginas vistas en total

Mi lista de blogs