En mi pequeñez.


En mi pequeñez y en mi pobreza, mis manos guardan la promesa de un verso roto sobre la mesa que grita en la noche, harto de tanta pereza, de tanta indolencia, de tanta carencia de sonetos lejanos y almas blancas. Poco ofrezco, poco tengo, poco sueño, mas el sueño de una estrella vale más que el firmamento de palabras extraviadas en legajos ilegibles y olvidados. Renovada locura, de pluma ardiente sobre mente febril, sedienta de oír tu voz derramada sobre el folio primaveral de un libro por comenzar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja

Viéndolo así, Jesús dijo: «¡Qué difícil será para los ricos entrar en el Reino de Dios! Sí, es más fácil que un camello pase por el oj...

– Contra hidalguía en verso -dijo el Diablillo- no hay olvido ni cancillería que baste, ni hay más que desear en el mundo que ser hidalgo en consonantes. (Luis Vélez de Guevara – 1641)

La Corona de Uganda

La Corona de Uganda

Seguidores

Páginas vistas en total

Mi lista de blogs