"Las crónicas del Ángel", Marisol Sales Giménez

Un diamante en bruto no puede dejar de ser un diamante. Este es el destino de “Las crónicas del Ángel: La noche roja” de Marisol Sales Giménez. Quizás la obra no sea el Quijote y su trama similar a otras de su género, pero yo no le pido más a una joven de 15 años, que es capaz de levantar con sumo cuidado la arquitectura de una novela cuidando registros orales y componiendo el rompecabezas en un mosaico colorido.

He tenido el placer de leer esta obra y doy fe que es una novela ágil, directa, dinámica. La trama no decae. Conecta con los jóvenes porque transmite el mensaje en su idioma, un idioma creíble y entendible para ellos. Valora sobre todo la relación entre los hermanos, la amistad y la sinceridad. Carece de falsas pedanterías que puedan enrarecer un mensaje puro y cristalino.

Sus personajes, como ella misma reconoce, crecen parejos a su autora. En algún momento alguien realizará un estudio sobre el crecimiento literario de J K Rowling profundizando en el mundo victoriano o en la temática de Shakespeare al tiempo que escribía la saga de Harry Potter. Algo similar sucede en estos personajes que ya apuntan maneras. Lejos de parecer sujetos cerrados y planos, destilan en ellos pinceladas que presagian una evolución interesante.

Esta muchacha, con acierto, deja la puerta abierta a la continuación de una saga que se desarrolla y evoluciona entre el mundo real y fantástico. Marisol destila imaginación y un cierto toque de humor. Recomiendo a los lectores el capítulo dedicado al manicomio y la escena del perro.

También descubrimos su interés por la exactitud y los pequeños detalles a través de unas descripciones que recrean el entorno plasmando de colorido la historia, visualizando el contexto en el que se desenvuelven los personajes y su, por expresarlo de alguna manera en este tipo de novelas y con una autora tan joven, factor psicológico en los objetos y situaciones. El efecto sobre Ángel, el protagonista, de la cena previa a la batalla tiene un factor decisivo para los acontecimientos posteriores. La ambientación del mundo que rodea a William nos muestra un personaje singular.

Un mundo creado por Marisol que, de forma involuntaria, desvela cierto interés social, como el caso de las relaciones padres/hijos, la necesidad de adaptarse a los cambios (los protagonistas sufren una mutación que les hace “diferentes”) o la importancia de los abuelos en la formación de los nietos.
Un mundo espiritual, un mundo diabólico, la eterna lucha entre el bien y el mal, pero ¿será siempre así? Recomiendo la lectura de este libro a los jóvenes y a los no tan jóvenes. A estos últimos para que descubran que nuestros hijos no son tan autómatas como parecen y no necesitan de tanto artilugio informático. Por cierto, admiro a nuestra autora por su valentía, pero también por otros factores que me han dejado sorprendido. ¡Sus borradores los realiza sobre el folio!; después los pasa al ordenador.
La conocí cuando la entrevisté en El hidalgo de  las palabras de RwRadioDigital el día 21 de octubre de 2015. Ese día quedé gratamente sorprendido con algunas de sus respuestas. En uno de los momentos de la entrevista la pregunté con quién se identificada, pensando que su respuesta se ubicaría en alguno de sus personajes. En cambio respondió que ella era la autora y que un autor debe conocer y dosificar lo que hay de él en cada sujeto. Respuesta digna de considerar y comparar con otros autores consagrados. Aconsejo la entrevista, no por mi humilde intervención sino por las sorprendentes y maduras contestaciones que ofreció a los oyentes.

Por algún motivo será que este libro es de lectura obligada en 53 colegios españoles. Un libro digno de ser analizado y estudiado por los más pequeños y que despierta su interés por la lectura y, también, por la creación literaria. 

Como he dicho al principio, Marisol Sales Giménez es un diamante que puede dar brillo a nuestra literatura en un futuro que espero no sea demasiado lejano. Por el momento quedo pendiente de la continuación de la saga. Por favor Marisol que no tarde en llegar.

1 comentario:

Diablo y discípulo llegaron a...

De esta forma llegaron a Valencia, enseña del Mediterráneo, madre adoptiva de Rodrigo Díaz de Vivar, rosa perfumada de Levante y orgull...

– Contra hidalguía en verso -dijo el Diablillo- no hay olvido ni cancillería que baste, ni hay más que desear en el mundo que ser hidalgo en consonantes. (Luis Vélez de Guevara – 1641)

La Corona de Uganda

La Corona de Uganda

Seguidores

Páginas vistas en total

Mi lista de blogs