Regreso


Regreso tras largos paseos por el cauce de un rio sinuoso, manso, acompañado por hadas que revoloteaban entre las flores, por duendes traviesos, por gnomos escondidos en cañaverales, donde emanaban aromas a tomillo, espliego y romero; donde volaban, cuando aparecían, patos y alguna garza despistada.
Regreso para lo bueno y lo malo, con los mismos defectos y alguna virtud todavía desconocida, con dos bodas en la mochila y un entierro indigesto. Regreso como regresan las oscuras golondrinas a tu balcón sus nidos a colgar, como las hojas de los chopos que retornan a sus raíces otoñales.  Regreso después de pasar mis últimas tardes con Teresa (Juan Marsé 1966) hasta que el murciano fue detenido por el robo de una vulgar motocicleta; retorno después de sufrir los complicados padecimientos de Raskólnikov (Crimen y Castigo – Dostoyevski 1866) por su horrendo crimen; vuelvo después de divertirme con las desventuras del diablo Cojuelo (Luis Vélez de Guevara 1641) por la España del Barroco.
Regreso a la jungla de asfalto y hormigón, de vestidos multicolores y pantalones ceñidos, de sueños interruptus y pasiones grisáceas, de recortes flatulentos y opresiones continuas, de miseria y grandezas, de pequeñeces y memeces.
Regreso con la fe renovada en Nuestra Señora Santa María de la Incomprensión, la esperanza puesta en un bebe que quiere seguir aunque sea en un mundo cruel y la caridad de unos ojos brillantes a la luz de la luna como el primer día, como el primer instante.
Regreso si me dejan y si te dicen que caí (de nuevo Marsé 1973) búscame allí donde las montañas se confunden con el cielo invitando a soledad.
Regreso, regresé.

Fragmentos “Últimas tardes con Teresa”

“…todavía estarían pagando las consecuencias, todavía arrastrarían trabajosamente, aburridamente, cierto prestigio estéril conquistado durante aquellas gloriosas fechas, una gran lucidez sin objeto, un foco de luz extraviado en la noche triste de la abjuración y la indolencia desintegrándose poco a poco en bares de moda con la otra integración a la vista (la europea, de cuyas bondades, si llegaban un día, ellos y sus distinguidas familias serían los primeros en beneficiarse), oxidándose como monedas falsas, babeando una inútil madurez política, penosamente empeñados en seguir representando su antiguo papel de militantes o conjurados más o menos distinguidos que hoy, injustamente, presuntas aberraciones dogmáticas han dejando en la cuneta.”

“Pero la juventud muere cuando muere su voluntad de seducción, y cansado, aburrido de sí mismo, aquel esplendoroso fantasma del tormento se convertiría con el tiempo en el fantasma del ridículo personal, en un triste papagayo disecado, atiborrado de alcohol y de carmín de niñas bien, en los miserables restos de lo que un día fue espíritu inmarcesible de la contemporánea historia universitaria.”

“En la mesa surgió una discusión a propósito de la indignación del hombre actual. Luis opinaba que el español había perdido su fabulosa capacidad de indignación, que todo lo aguanta, que ya no se indigna por nada. Jaime Sangenís le dio la razón, Leonor les hizo observar que, a su entender, existía aún en el país cierta capacidad de indignación, pero que había que admitir que ya no era viril, no era nacional.”




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja

Viéndolo así, Jesús dijo: «¡Qué difícil será para los ricos entrar en el Reino de Dios! Sí, es más fácil que un camello pase por el oj...

– Contra hidalguía en verso -dijo el Diablillo- no hay olvido ni cancillería que baste, ni hay más que desear en el mundo que ser hidalgo en consonantes. (Luis Vélez de Guevara – 1641)

La Corona de Uganda

La Corona de Uganda

Seguidores

Páginas vistas en total

Mi lista de blogs