Cuentos neuróticos, de Amparo Andrés Machí.

Cuentos neuróticos.
Autora: Amparo Andrés Machí
Chiado Editorial.
97 páginas.

Acertado título para un conjunto de relatos que ahondan en la psiquis de los individuos y sus carencias o desviaciones.
En el momento de buscar inspiración para escribir sobre los “Cuentos Neuróticos” de la escritora Amparo Andrés, he dudado entre Kafka y Poe, entre el mágico mundo de la anarquía cotidiana y lo poéticamente macabro del coleccionista.

Estamos ante un conjunto de relatos donde la autora muestra la dimensión trágica del devenir azaroso de la vida de unos seres que, poco a poco, se diluyen en las penumbras de sus dramas.
Sospechaba que perseguía los pecados capitales a lo largo de la obra, cuando he tropezado en un duelo bergmaniano con la crisis vitalista de Schopenhauer de fondo. La vida y la muerte, la felicidad y la libertad, constituyen el motivo en el que se articulan los registros discursivos de cada personaje.
En palabras de otros, hallamos un puzle de la conducta humana perfectamente ensamblado; un conjunto de situaciones alteradas por alguna circunstancia natural o psicológica.
En su lienzo se mueven seres, pintorescos todos ellos, que rayando la locura nos llevaran a la última estación. Cautivos futuristas donde la naturaleza sigue siendo la misma y la esperanza fluye en cada línea, en cada sueño, en cada celda.
Irónicamente divertida resulta doña Democracia; personalidades con genio y figura en un rancio abolengo de techados quejumbrosos; tristes caminos cautivos con cierto sabor agridulce que empañan el corazón. Fascinante el misterioso profesor X, individuo que parece surgido del más puro Steampunk. Personajes todos ellos inolvidables, tan reales como míticos.

Entre ellos recordar a la singular Blancanieves, no la del cuento, la verdadera, la real, la que conocimos en los bajos fondos de Valencia y que, además de este libro, también se desliza en la “Valencia Canalla” (2016) de Rafael Solaz.
Nunca olvidemos que el factor humano constituye el detonante que altera nuestros planes.
Temas reales, mundanos, cotidianos que necesariamente se vuelven trascendentales como la vida, la muerte, la venganza, la rutina, el tiempo, el castigo, la felicidad, la libertad. Relatos intimistas donde la reflexión personal se convierte en el hilo conductor de las diferentes situaciones.
 Disculpa Amparo, si en tus relatos he visto sobrevolar, de forma fugaz y certera, la sombra de Borges en algún relato cercano a la estación.
 Maravillosa prosa poética la de esta mujer que solo muestra la realidad tal cual es aunque no la queramos ver. Recordemos la cita de Flaubert: “La humanidad es como es. No se trata de cambiarla, sino de conocerla”. 

Fragmento de “La ventisca”
La ciudad agoniza entre dos luces, repleta de gente que vuelve a su casa tras la jornada laboral; las cafeterías rebosan de clientela y los vendedores ambulantes de rosas y otros artilugios aprovechan para intentar sacarse unas monedas; en las aceras los comerciantes bajan las persianas de sus establecimientos con gesto de cansancio. Las luces comienzan a encenderse y la calle queda pronto iluminada por alegres guirnaldas de bombillas de colores que anuncian la pronta Navidad, pero para Blanca no serán fechas muy alegres.”
Amparo Andrés Machí.

         Sobre la autora:
Amparo es escritora y poeta, realizó estudios de Filología hispánica. Además es grafóloga y perito calígrafo.

Miembro directivo de la Asociación de escritores y críticos literarios de Valencia (CLAVE), y de otras asociaciones relacionadas con su profesión.
Es socia de AESLA y de varias asociaciones literarias como El sueño del búho o el Ateneo Blasco Ibáñez.
Durante más de seis años, ha sido “bloguera” participando en varias publicaciones digitales, entre ellas la web literaria argentina, “elaleph.com” con el blog “Caleidoscopio”, en Las Provincias y en otras plataformas y redes sociales de escritores y poetas de alcance internacional ubicadas en Ning.
Ha sido colaboradora del periódico suizo Terra Migrante.
En 2006 es premiada en el Certamen Voces Nuevas, de la editorial Torremozas, y se publica su poemario “Versos cuánticos”.
En 2010 recibe una medalla de plata por mención especial en el prestigioso Certamen Internacional Nósside, en Calabria, Italia, considerado por la UNESCO  como uno de los cinco concursos internacionales de poesía más importantes del mundo.
De este mismo año son sus “Cuentos Neuróticos”, escritos inicialmente bajo el pseudónimo de “Stelmarch”.
También ha publicado relatos  en diversas antologías de la editorial Hipálage y ensayos en otras antologías y cuadernos de poesía editados en la Comunidad Valenciana.
Dos pequeñas joyas dignas de mención son: “Filoversando en Nod”, viaje poético por la tierra de Nod y estos “Cuentos Neuróticos”.
En impresión subjetiva, reincido en destacar la belleza de esa última estación, la poesía del cautivo, o la quimera de la felicidad.
Desde que he leído a Amparo Andrés contemplo las gotas frías con ojos diferentes.
Otro día haremos un recorrido cuántico por los versos de Amparo, de momento finalicemos este breve artículo invitándote a escuchar la entrevista que tuve el honor y el placer de realizar en El hidalgo de las palabras.

A esta entrevista puedes acceder en:






1 comentario:

Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja

Viéndolo así, Jesús dijo: «¡Qué difícil será para los ricos entrar en el Reino de Dios! Sí, es más fácil que un camello pase por el oj...

– Contra hidalguía en verso -dijo el Diablillo- no hay olvido ni cancillería que baste, ni hay más que desear en el mundo que ser hidalgo en consonantes. (Luis Vélez de Guevara – 1641)

La Corona de Uganda

La Corona de Uganda

Seguidores

Páginas vistas en total

Mi lista de blogs