"OCTAVAS A UNA DAMA QUE LA VIO BAÑANDO" de Miguel Beneito



OCTAVAS A UNA DAMA QUE LA VIO BAÑANDO

Entre tus aguas, regalado Turia,

que corren por camino diferente,
donde menguando la temida furia
con ronco son murmura tu corriente,
a tus ninfas haciendo eterna injuria,
templan dos damas el calor ardiente;
bellas entrambas, más la una de ellas
corona puede ser de las más bellas.

Llega a bañarse, y con audacia poca
quiere primero que su pie se moje,
mas apenas con él las aguas toca,
cuando ligera con temor se encoje;
ya teme, ya se anima y se provoca,
ya se quiere atrever, ya se recoge;
mas el agua que alegre se levanta,
moja del blanco pie la bella planta.

Para defensa de atrevidos ojos
con un blanco cendal el cuerpo cubre,
sirviéndole, a pesar de mis antojos,
de blanca nube que mi sol encubre;
mas con todo me ofrecen mil despojos
los pedazos de cielo que descubre,
que a pesar de las aguas importunas
miro del bello cuerpo las columnas.

Tus frescas aguas, que es razón que sientan
la ventaja que llevan a otros ríos,
mayores glorias alcanzar intentan
cobrando nuevos y soberbios bríos;
y entre las dos columnas que sustentan
el claro cielo de los ojos míos,
como tan alto bien merecen solas,
alegres juegan con pequeñas olas.

Mas corren tan heladas tus corrientes,
que porque no las ofendas cual podrías,
quiero llorando lágrimas ardientes
templar el hielo de las aguas frías;
y cuando no bastaran, por mil fuentes
la roja sangre de las venas mías
derramar quiero, porque de esta suerte
al menos le de vida con mi muerte.

Miguel Beneito (Valencia, c. 1562 - 1599), dramaturgo prelopista español.
Fue miembro de la Academia de los Nocturnos, una tertulia literaria de Valencia, con el sobrenombre de "Sosiego" y el cargo de portero. Sólo se conserva una obra suya: "El hijo obediente". Es un jalón más hacia la comedia de Lope de Vega que sigue los senderos trazados por el dramaturgo valenciano Francisco Agustín Tárrega, también miembro de la citada academia.
t


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ya tenemos portada definitiva.

Ya tenemos portada para este libro andariego que recorre media España, por tierra, mar y cielo.

– Contra hidalguía en verso -dijo el Diablillo- no hay olvido ni cancillería que baste, ni hay más que desear en el mundo que ser hidalgo en consonantes. (Luis Vélez de Guevara – 1641)

La Corona de Uganda

La Corona de Uganda

Seguidores

Páginas vistas en total

Mi lista de blogs