Disculpas.

Pido disculpas a mis lectores habituales.

Causas ajenas a mi voluntad y que no vienen al caso, me han alejado durante demasiados días de las redes sociales. Se dice, se cuenta, que eso suele ser habitual en determinados escritores, léase Shakespeare que “desapareció” durante varios años, o Edgar Allan Poe que tuvo ciertos lapsus temporales en los que permanecía alejado del mundo de los vivos. Ni mucho menos ha sido mi caso, más humilde y sencillo como lo es este, vuestro amigo fraternal.


Es cierto que en determinadas ocasiones es necesario retirarse, refugiarse en la meditación, o en el silencio de un claustro para beber de nuestros orígenes y renovar bríos para el camino. El silencio de la Cuaresma, la espera del Adviento, los retiros espirituales, el descanso del peregrino, son alimento necesario para todo caminante en un mundo atormentado sin rumbo ni Norte.

Confieso que soy culpable de extrañaros, de necesitar vuestros comentarios privados, y algunos no tan privados. Derramar mis pensamientos, haceros participes de mis inquietudes, obtener vuestra respuesta y leer vuestros correos, me ha aliviado en gran medida (gracias quienes los habéis enviado)…

Regreso, no para incordiar sino para participar y compartir, buscando el bien, que, si no lo encuentro, al menos lo busco, amando el amor, jugando con las palabras y si sale algo redondo compartirlo con vosotros.

Gracias por leerme.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diablo y discípulo llegaron a...

De esta forma llegaron a Valencia, enseña del Mediterráneo, madre adoptiva de Rodrigo Díaz de Vivar, rosa perfumada de Levante y orgull...

– Contra hidalguía en verso -dijo el Diablillo- no hay olvido ni cancillería que baste, ni hay más que desear en el mundo que ser hidalgo en consonantes. (Luis Vélez de Guevara – 1641)

La Corona de Uganda

La Corona de Uganda

Seguidores

Páginas vistas en total

Mi lista de blogs