Un extraño en el paraíso de las motos.



Debo ser un extraño en el paraíso, el único habitante de la Comunidad Valenciana a quien no le gusten las carreras de motos.
Pienso que dañan el ecosistema, no los corredores sino sus seguidores. Tal vez contaminan con sus motos, tal vez incitan a realizar tonterías con sus vehículos artificiales que emulan las antiguas caballerías, tal vez porque cada año, directa o indirectamente, algún fallecido se suma a su glorioso disfrute.
Mas el circo debe continuar, olvidemos el paro, la corrupción (que sigue existiendo), la impunidad de los poderosos, la pobreza cada vez mayor de la clase media, la perpetuación en el poder de unos pocos –en USA sólo 2 legislaturas. La incultura generalizada va in crescendo al igual que el botellón o el bullying.
El sol lucirá para que lo puedan disfrutar los deportistas del botellón y la cerveza aunque en la lejanía asomen las nubes tormentosas de los recortes que se avecinan bajo la indiferencia de todos.
Nada de eso importa para una sociedad vigilada hasta extremos insospechados, es el momento de liberar el ego, las pasiones, el chakra muladhara, el de los instintos más bajos, en detrimento de la espiritualidad gregoriana.
        El dinero invertido en el uso y disfrute de la masa jamás irá a la construcción de nuevos hospitales, a la mejora de infraestructuras sociales, a la creación de empleo al apoyo de los nuevos escritores.
Será que no me gustan las masas, será que debo ser un extraño en el paraíso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ya tenemos portada definitiva.

Ya tenemos portada para este libro andariego que recorre media España, por tierra, mar y cielo.

– Contra hidalguía en verso -dijo el Diablillo- no hay olvido ni cancillería que baste, ni hay más que desear en el mundo que ser hidalgo en consonantes. (Luis Vélez de Guevara – 1641)

La Corona de Uganda

La Corona de Uganda

Seguidores

Páginas vistas en total

Mi lista de blogs